Continúa deteriorándose la situación de seguridad en Turquía

18 de marzo de 2016

18 de marzo de 2016 — La situación de seguridad continúa deteriorándose en Turquía, de tal manera que pone en peligro la estabilidad misma del país. Hasta ahora la base más importante y más segura de la OTAN en la región, la base aérea Incirlik, parece que tiene ahora un riesgo de seguridad. El nivel de seguridad en la base, que opera aviones de combate de la coalición encabezada por Estados Unidos contra del Estado Islámico (EIIS, EIIL), se ha elevado al nivel más alto, "Threatcon Delta".

Todos los permisos para el personal de seguridad turco en la base se cancelaron a principios de este mes, debido a la intensificación de la alerta de seguridad. Estados Unidos, el Reino Unido, Alemania, Catar y Arabia Saudita despliegan aviones desde la base para vigilar la zona fronteriza de Siria. Después de que Rusia empezó su ofensiva aérea contra el EIIS y demás, han disminuido los despegues en esa base aérea.

Hoy cerraron la embajada alemana en Ankara y el consulado y la escuela bilingüe Deutsche Schule en Estambul, luego de que circularon informes sobre un posible ataque terrorista. Funcionarios de la embajada alemana le dijeron a Hurriyet Daily News que la medida "había sido una precaución tomada por un día debido a los indicios no confirmados sobre un posible ataque".

En respuesta al deterioro en la situación, el partido gobernante Justicia y Desarrollo (AKP) presentó un proyecto de ley ante el parlamento para reclutar otros 15,000 funcionarios de policía, informó Hurriyet Daily News.

Las provincias sudorientales de Turquía, en donde aumentan los combates entre los servicios de seguridad turcos y el Partido de los Trabajadores Kurdistanos (PKK), cada vez se parecen más a Siria destruida por la guerra. Decenas de miles de habitantes están abandonando la zona y se están convirtiendo en refugiados internos. Ya hay más de 350,000 refugiados internos debido al conflicto.

Las operaciones de seguridad se han anokuadi a las ciudades de Yuksekova en Hakkari y Nusaybin en Mardin. De un total de 70,000 habitantes, ya han abandonado la ciudad de Yuksekova unos 40,000 habitantes desde que se inició el toque de queda el 13 de marzo. En cuanto a Nusaybin en Mardin, con una población de 90,000, la han abandonado unas 50,000 personas, según cifras oficiales.