Lo principal segundario

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

EIR Árabe concluye exitosa semana de acción en Egipto con el Informe Especial del Puente Terrestre Mundial en árabe

marzo 21, 2016
Hussein Askary (derecha) muestra la versión en árabe del informe de EIR 'La Nueva Ruta de la Seda se vuelve el Puente Terrestre Mundial' al almirante Mohab Mamish (izquierda) presidente de la Comisión del Canal de Suez.

21 de marzo de 2016 — El especialista de EIR para el Sudoeste de Asia y director de la EIR árabe, Hussein Askary, concluyó una exitosa gira de una semana a Egipto, en donde dio a conocer la versión árabe del Informe Especial de EIR, The New Silk Road Becomes the World Land-Bridge (La Nueva Ruta de la Seda se convierte en el Puente Terrestre Mundial). Tanto el informe especial como las conferencias que dio Askary tuvieron una entusiasta recepción por parte de altos funcionarios del gobierno, economistas y medios informativos.

Saad El Geyoushi, ministro de Transporte de Egipto.

La gira comenzó con el punto culminante, cuando presento la versión árabe del informe especial en una reunión en la que participaron personalidades del país, bajo los auspicios del Ministro del Transporte egipcio en un seminario que se realizó el 17 de marzo en el auditorio del Ministerio; el seminario lo presidió y lo inauguró el propio Ministro, Saad El Geyoushi en persona.

Otro momento importante fue la recepción que le dio a Askary el presidente de la Comisión del Canal de Suez, el almirante Mohab Mamisha, el 20 de marzo, en su despacho en Ismailia, justo en el Canal de Suez. El almirante Mohab Mamisha es la persona que supervisó la construcción del Nuevo Canal de Suez, y en esta ocasión escucho con mucha atención el detallado informe que presentó ASkary sobre la importancia de este logro, no solo para la economía de Egipto, sino también para la economía regional y mundial, si se convierte en un foco de desarrollo para los corredores de desarrollo que van desde China pasando por el Sudoeste de Asia a África, y también como parte integrante del programa chino de la Ruta Marítima de la Seda. Antes de la reunión de Askary con Mamish, en donde éste recibió un ejemplar del informe especial, Askary hizo una presentación al equipo de trabajo del ingeniero Nagy Ahmed Amin, director del Departamento de Planificación y Estudios de Investigación de la Comisión del Canal de Suez. Askary recibió luego una visita guiada en bote por el Nuevo Canal de Suez.

Hussein Askary con el Almirante Mohab Mamish, presidente de la Comisión del Canal de Suez.

Durante el seminario de presentación del informe, el Ministro de Transporte, Dr. Saad El Geyoushi, introdujo a Askary, especialista de EIR para el Sudoeste de Asia y representante del Instituto Schiller, y tanto en sus palabras introductorias como en su comentario a la presentación de Askary, el Dr. El Geyoushi expresó su total concordancia con la idea de la Nueva Ruta de la Seda y con los planes de su gobierno para integrar las redes de transporte de Egipto con la dinámica de la Nueva Ruta de la Seda. Asimismo, aprovechó la oportunidad para anunciar que el gobierno egipcio contempla una inversión de un billón de libras egipcias ($100 mil millones de dólares) en caminos y ferrocarriles, no solo para desarrollar la red de transporte egipcia, sino también para conectar a Egipto con Asia, y lo más importante, con África hacia el sur, en una red de 50,000 kms.

Entre el público que llenó el auditorio del Ministerio se encontraban connotados expertos y asesores del Ministerio y de otras instituciones, así como varias redes de TV y periódicos egipcios. También estuvieron presentes medios internacionales, como el canal de TV árabe de la cadena de TV china CCTV-Árabe, la cual grabó una entrevista con Askary. Otros dos canales de TV también lo entrevistaron.

Los otros dos seminarios que se realizaron fueron el de la Sociedad Egipcia de Ingenieros (fundada en 1920), el cual se realizó en la Gran Biblioteca de El Cairo, a la cual asistió, entre otros, el ex Primer Ministro egipcio Dr. Esam Sharaf (que también fue ministro de Transporte en varios gobiernos egipcios), y que en esta ocasión tuvo a su cargo hace el comentario de la presentación de Askary sobre el concepto de la Nueva Ruta de la Seda. Sharaf expresó su coincidencia no solo con los aspectos económicos y científicos de la presentación y del informe especial, del cual recibió un ejemplar, sino también con los aspectos políticos, estratégicos y culturales. Informó que recién había regresado de una extensa visita a China, y que tiene la convicción de que la Nueva Ruta de la Seda es el fundamento de un Nuevo Orden Internacional más humano, a diferencia del orden actual que ha degradado la existencia y la dignidad humana. Asimismo, puso de relieve el planteamiento del informe de que la Nueva Ruta de la Seda y proyectos similares, no son solo rutas de comercio, sino corredores de desarrollo que pueden transformar todas las sociedades a las que alcance, junto a las naciones que decidan participar en ellos. Sharaf recomendó enérgicamente que el actual gobierno egipcio tome en serio este proyecto y que lo integre en sus planes de desarrollo y en su perspectiva futura. Sharaf manifestó su gratitud a EIR y a los LaRouche personalmente, a quienes, dijo, ha seguido con sus ideas y actividades desde hace mucho tiempo.

Hussein Askary en la Gran Biblioteca de El Cairo.

Por otra parte, Askary fue invitado a tres programas de televisión, (CBC Extra, TV Cultural del Nilo, y Nahdha TV) para presentar el informe especial y el Nuevo Orden Mundial que representa.

Hussein Askary con el ex Primer Ministro de Egipto, Esam Sharaf, en la Gran Biblioteca de El Cairo.

En suma, la serie de conferencias y debates que siguieron a las presentaciones, señalan claramente que la idea de la Nueva Ruta de la Seda y del Puente Terrestre Mundial —así como la utilización de estas ideas para el desarrollo de Egipto, el mundo árabe y África— es considerada como el camino para salvar a la economía egipcia, la cual ha sufrido las consecuencias horribles del sometimiento al sistema transatlántico y sus instituciones, tales como el FMI y el Banco Mundial. Egipto sufre todavía económica y socialmente como consecuencia, aparte de los problemas de seguridad que se han generado a consecuencia de las hordas terroristas yihadistas desatadas por la OTAN, Obama y los británicos en toda la región. Las exigencias urgentes de la población para que se implementen reformas para mejorar las condiciones de vida, presionan al Presidente Abdel Fattah El Sisi y su Primer Ministro a recurrir a veces a medidas de gestión de crisis. En el momento en que concluía la gira de Askary, el gobierno egipcio se reorganizaba de tal modo que fueron reemplazados ocho ministros. Pero la claridad de la visión al futuro con relación a las soluciones a la crisis, así como la resistencia y determinación mostradas por el pueblo egipcio y su liderato, representan una gran esperanza para esta nación y para toda la región.