China y la República Checa planean expandir la participación de Europa Central en la Nueva Ruta de la Seda con la visita de Xi

28 de marzo de 2016

28 de marzo de 2016 — Por todos lados hay grandes expectativas ante la visita del Presidente chino Xi Jinping a la República Checa, que se inicia hoy 28 de marzo. Ya están preparados unos 20 acuerdos, que van desde la cooperación en las manufacturas, energía nuclear, finanzas, aviación, nanotecnología y biología hasta ayuda china tanto en un ferrocarril de alta velocidad como en la construcción del largamente planeado canal entre los ríos Danubio, Oder y Elba.

Las propuestas para este proyecto de canal europeo, que vincularía las cuencas de los ríos Danubio, Oder y Elba con el norte hasta los mares Negro y Báltico, se remontan al siglo XVII. El movimiento de LaRouche lo identificó como parte clave en su propuesta del programa "Triangulo Productivo" Paris-Berlín-Viena para la reconstrucción económica global, después de la caída del Muro de Berlín. El diario The Hindu de India le da el calificativo apropiado de "la fusión de los núcleos terrestre y marítimo de Una Franja, Una Ruta". Vojtech Filip, vicepresidente del parlamento checo, habló la semana pasada de que China podría financiar conjuntamente con ellos la construcción del canal, en donde ambas partes invertirían alrededor de mil millones de euros en la primera fase.

El Presidente checo Milos Zeman desarrolló más esto en vísperas de la visita:

"En Europa, existe una comunicación muy buena de occidente a oriente, pero no existe una buena comunicación del norte al sur. Necesitamos los corredores fluviales, los ferrocarriles, las autopistas del sur al norte. Y yo sé que las compañías chinas tienen mucha experiencia en esta área, y una inversión a largo plazo como esta podría representar una de las grandes oportunidades en el marco de los "16 + 1", según lo cita Radio Internacional de China ("16+1" es el foro de los 16 países de Europa central y oriental más China, que se reúnen anualmente desde el 2012).

A Zeman le gustaría ver que la República Checa se convirtiera en una plataforma para China en Europa en general, una plataforma financiera así como también de transporte, según Radio Internacional de China. La sucursal del Banco de China que se inauguró el año pasado en la República Checa, "pudiera ser el centro bancario de China para toda Europa", dijo el Presidente Zeman. "Nos hemos embarcado en este proyecto porque ellos están ofreciendo cierta participación de compañías constructoras checas. Por supuesto, esta es una idea excelente, que representa una experiencia histórica, así que creo que esta 'Ruta de la Seda' pudiera conectar de nuevo a Europa con China".

Esta es la primera visita de Xi a cualquiera de los 16 países de Europa central u oriental (CEEC), y es la primera visita de un Presidente chino a la República Checa, desde el establecimiento de relaciones diplomáticas (con la entonces Checoslovaquia) hace 67 años.