Los nuevos misiles nucleares crucero de Obama: otra arma nuclear con la intención de ser utilizada

2 de abril de 2016

1 de abril de 2016 — Los planes de modernización nuclear del gobierno de Obama muestran la burla que significan las afirmaciones de Obama en el sentido de que quiere reducir el papel de las armas nucleares en la estrategia de seguridad nacional. Es patente que el Pentágono, mediante estos programas de modernización nuclear, en particular la bomba B61-12 y el misil crucero Long Range Standoff (LRSO), procura obtener armas nucleares que son más útiles tácticamente. Hans Kristensen, miembro de la Federación de Científicos Americanos, ha sido muy firme en señalar esto. En un artículo del 25 de marzo en su blog, Kristensen destacó las preguntas que había hecho la senadora Diane Feinstein (demócrata de California) en una audiencia reciente de la Comisión de Asignaciones del Senado, durante la cual los funcionarios del gobierno trataron infructuosamente de convencerla de la necesidad del misil LRSO. "Las dizque mejoras de esta arma parecen estar diseñadas, francamente, para hacerla más utilizable, para ayudarnos a librar y ganar un guerra nuclear limitada. Yo pienso que ese es un concepto espeluznante", dijo Feinstein. "Yo creo que esto es realmente impensable, en especial cuando consideramos la superioridad de las armas convencionales, que pueden enfrentar los esfuerzos de los adversarios para intensificar un conflicto", agregó.

Kristensen informa que el comandante de la OTAN, general Philip Breedlove, alegó en otra audiencia que el nuevo bombardero B-21 y sus nuevos misiles crucero son necesarios para romper las medidas "acceso negado/zona negada" (A2/AD, en su acrónimo en inglés). Esto es, que los bombarderos puedan penetrar las defensas antiaéreas para acercarse lo suficiente para destruir sus objetivos primarios. Esos objetivos A2/AD serían las defensas antiaéreas rusas S-400, la defensa costera rusa Bastion-P, y los lanzacohetes de tierra chinos DF-10A.

Frank Klotz, director de la Comisión de Seguridad Nuclear de EU, hizo un pequeño esfuerzo para convencer a la senadora Feinstein de este argumento pero fracasó miserablemente. "No, no me convences", le dijo la senadora, "porque esto solo aumenta el conflicto armado y aumenta las muertes. Incluso si le pones pocos kilotones, seis o siete, es un arma enorme. Y yo pensaba que había una cierta moralidad que debiéramos tener con respecto a estas armas. Si se trata realmente de disuasión mutua, yo no veo como esto haga nada para eso; es como el dron. Se inventó el dron. Se le armó. Ahora todos los países quieren uno. Ahora son cada vez más sofisticados. Hacer eso con armas nucleares, yo creo, es espantoso".

Kristensen termina mostrando que el argumento de que se necesita el LRSO para "romper" las defensas A2-AD, significa que no es un arma de último recurso, como debieran ser las armas nucleares, sino que es un arma que pone el empleo de las armas nucleares a la vanguardia de un conflicto. Este argumento, señala Kristensen, "suena escalofriantemente similar a las amenazas horribles que han hecho oficiales rusos durante los últimos años, de utilizar armas nucleares contra el sistema de defensa antimisiles de la OTAN", pero en este caso, Estados Unidos dice que se trata de "disuasión y garantía". Peor que eso todavía, es que los objetivos contra los que se va a utilizar las LRSO, dicen que se pueden alcanzar con armas convencionales que ya están en servicio. Una falla en el argumento de Kristensen es que toma en serio la promesa que dio Obama en su discurso en Praga en 2009, de liberar al mundo de las armas nucleares. Kristensen prefiere pensar que el problema son los belicistas nucleares dentro del Pentágono que están fuera de control y se les tiene que frenar, cuando en realidad es el propio Obama el que está creando las condiciones para una confrontación nuclear no solo contra Rusia, sino también contra China.