Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

La Cumbre Nuclear de Obama aumentó el peligro de guerra nuclear

5 de abril de 2016

5 de abril de 2016 — El Presidente Obama se reunió con el Presidente de China, Xi Jinping, en los márgenes de la Cumbre de Seguridad que hizo Obama en Washington, DC, los días 28 y 29 de marzo. Las pláticas se caracterizaron como “francas y constructivas”, con lo cual se quiere decir que hubo muy pocas coincidencias excepto en asuntos periféricos como el cambio climático y la “seguridad” nuclear.

Pero Obama aprovechó la presencia de varios líderes mundiales en la cumbre para adelantar sus provocaciones para una guerra nuclear. Antes de la reunión con el Presidente de China, tuvo una reunión cuidadosamente coreografiada con los líderes de Japón y de Corea del Sur en la mañana. Luego de reiterarle al mandatario chino las “preocupaciones” de Estados Unidos por los derechos humanos, para afirmar luego la primacía de Estados Unidos sobre los derechos humanos. Siguió con el asunto de la seguridad cibernética, sobre lo cual China ya había acordado cooperar, pero Obama dijo que Estados Unidos va a estar “monitorizando” el cumplimiento de China con el acuerdo. Finalmente, Obama lo sermoneó sobre la necesidad de que China mantenga sus puertas abiertas para las empresas extranjeras y que arregle pacíficamente sus disputas marinas en el Mar del Sur de China, y que Estados Unidos tiene el “interés global” de mantener la libertad de navegación y sobrevuelo en la región.

El Presidente Xi escuchó pacientemente la perorata de Obama, y respondió serena pero claramente, que China se “opone firmemente” a los planes de defensa antimisiles de Estados Unidos en la región y que lo considera una medida desestabilizadora. Dijo que esperaba que Estados Unidos mantenga su política declarada de no involucrarse en el Mar del Sur de China y que China no aceptaría ninguna violación a la integridad territorial china bajo el disfraz de “libertad de navegación”.

El mismo día, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China, respondió a una pregunta en una conferencia de prensa en Beijing, y reiteró el derecho de China a declarar una “Zona de Identificación de Defensa Aérea” (ADIZ, por sus siglas en inglés) en la zona del Mar del Sur de China. Y aunque tal declaración no se ha emitido aún, el subsecretario de Defensa de EU, Robert Work, había advertido la semana anterior que dicha ADIZ no sería considerada legítima por Estados Unidos.

Aunque los medios informativos chinos dibujan la reunión entre los dos mandatarios con colores, es claro que ya el “reloj nuclear” comenzó a hacer tic-tac más fuerte que nunca. Los medios informativos rusos, como Sputnik Internacional se muestran más entonados con la realidad, y han difundido con mayor amplitud los comentarios que dio el 31 de marzo el vocero del Ministerio de Defensa de China, Yang Yujan, con relación a las repetidas incursiones navales de Estados Unidos en aguas territoriales de China en el Mar del Sur de China, cuando dijo “En cuanto a los buques de Estados Unidos que han venido, solo les puedo sugerir que tengan cuidado”. Sputnik reseño las declaraciones de Yujan con el titular de “Beijing hace una advertencia inquietante a Washington sobre el Mar del Sur de China: ‘Tengan cuidado’ ”.