Economista ruso Glazyev: "Ahora Estados Unidos lanza otra guerra mundial"

8 de abril de 2016

8 de abril de 2016 — El prominente economista ruso Sergei Glazyev, asesor del Presidente Vladimir Putin en asuntos de integración económica regional, señaló que Estados Unidos “desató otra guerra mundial” para defender al sistema financiero transatlántico que se ha derrumbado. En una extensa entrevista publicada el 29 de marzo en el portal lenta.ru (cuya traducción en inglés la reprodujo Russian Insider), Glazyev dice que la clave para resolver la crisis es ‘seguir nuestra estrategia de desarrollo prioritario … y seguir con la integración euroasiática”.

Glazyev señala que la Casa Blanca y otros en Washington “siguen viendo al mundo a través del prisma de la Guerra Fría y de las confrontaciones británicas con Rusia y Alemania en el siglo diecinueve, y ahora Estados Unidos está desatando otra guerra mundial. La combinación de los problemas objetivos de la oligarquía financiera estadounidense y la extraña mentalidad de los geopolíticos estadounidenses amenazan con un conflicto mundial”.

Explica que “las entidades económicas que dominan en Estados Unidos, al servicio de una oligarquía financiera, han desestabilizado al sistema monetario y financiero Americano, que cae en incumplimiento casi dos veces al año. Las causas de la crisis financiera global de 2008 no han desaparecido y la burbuja de la deuda estadounidense, las pirámides financieras compuestas de derivados y de la deuda nacional, sigue creciendo... Este proceso no puede continuar indefinidamente”.

De ahí viene el impulso hacia la guerra, explica Glazyev. “Como sucede siempre en un orden económico mundial cambiante, el país que pierde su liderazgo trata de desatar una guerra mundial para controlar la periferia... La élite política estadounidense ha sido educada en las quimeras de los geopolíticos del siglo diecinueve... En ese entonces, la cuestión principal era como arruinar al imperio ruso, y ellos todavía ven al mundo a través de los ojos de los halcones del siglo 19, cuando Gran Bretaña trataba de salvar su hegemonía iniciando la Primera Guerra Mundial”.

Glazyev propone que, para responder a esta amenaza, “tenemos que construir una amplia coalición antimilitar, proseguir con nuestra estrategia de desarrollo prioritaria, recuperar nuestra soberanía financiera y económica y proseguir con la integración euroasiática. Para impedir la guerra, tenemos que hacer realidad la meta del Presidente [Putin] de lograr una zona de desarrollo común desde Lisboa hasta Vladivostok. Es muy importante convencer a nuestros socios europeos, así como a nuestros socios en el Lejano Oriente y en el Sur, que tenemos que cooperar, no chantajeándolos ni amenazándolos, sino a través de proyectos mutuamente provechosos, para unir nuestro potencial económico y respetando la soberanía de cada Estado”.