Los cancilleres del G-7 se reúnen en Hiroshima. ¿Tolerarán las amenazas nucleares de Obama a China?

12 de abril de 2016

11 de abril de 2016 – El secretario de Estado de EU, John Kerry, está en Japón asistiendo a la reunión anual de ministros de Relaciones Exteriores del G-7, mientras que Obama asistirá a la Cumbre del G-7 el próximo mes, cerca de Hiroshima. El ministro de Relaciones Exteriores de Japón Fumio Kishida dijo hoy que uno de los temas principales de la agenda será la seguridad marítima.

Kerry y demás visitaron el 11 de abril el museo dedicado al exterminio nuclear de esa ciudad a manos de Harry Truman, convirtiéndose así en el primer canciller estadounidense en hacerlo. Un funcionario estadounidense no mencionado por nombre le dijo a Reuters que absolutamente no iba a haber una disculpa por la atrocidad genocida, de la cual el general Douglas MacArthur dijo que no había sido necesaria en absoluto.

Y sin embargo Kishida parece estar dispuesta a discutir la campaña bélica de Obama para Asia, esta vez en contra de China, con Japón de nuevo en el lado imperialista en contra de China. Xinhua editorializó el 9 de abril que el gobierno del primer ministro Shinzo Abe "trata de poner el caso del Mar del Sur de China al tope de la agenda de la próxima reunión de dos días en Hiroshima, a pesar de que hay temas más apremiantes como combatir el terrorismo y el extremismo y la crisis de refugiados que afecta a Europa y el Medio Oriente". Citan a Wang Shaopu, director del Centro de Estudios de Japón de la Universidad Shangai Jiaotong: "En los últimos años Japón se ha venido adaptando activamente a la estrategia estadounidense de buscar un nuevo equilibrio en el Asia Pacífico con el fin de construir un bloque de disuasión en contra de China". El editorial advierte que "inflar el tema en la plataforma del G-7 es también parte del intento de Japón por sembrar la discordia entre China y los principales países europeos" y "ganar apoyo interno e internacional a la revisión de su constitución este año que le permitiría al país poder declarar la guerra".

El 8 de abril, el ministro de Relaciones Exteriores de China Wang Yi le advirtió "a las partes pertinentes" que no metan las controversias territoriales en la cumbre del G-7.

El ministro de Relaciones Exteriores de Alemania Frank-Walter Steinmeier, antes de la reunión de hoy hizo un llamado para que Rusia regrese al G-8. Le dijo a la agencia DPA de Alemania que "yo desearía que el formato G-7 no dure mucho más y que aportemos condiciones para el regreso al G-8". El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov va a visitar Japón pocos días después del G-7 y el primer ministro japonés Abe tiene programado visitar Moscú en mayo.