Siguen las denuncias en los medios sobre el encubrimiento de Obama a los saudíes por el 11-S

18 de abril de 2016

18 de abril de 2016 — Varios medios estadounidenses siguen con la denuncia del doblez de Obama al encubrir el papel de los saudíes en el 11-S y el subsecuente terrorismo yihadista, a solo unos cuantos días de la visita programada de Obama a Riad y a Londres, en donde va a adular a la realeza saudí y británica.

El sábado en la mañana la cadena informativa CNN transmitió una extensa entrevista al senador Bob Graham y a la dirigente de las familias de víctimas del 11-S, Terry Strada; la entrevista la condujo Michael Smerconish. La reseña retoma la denuncia del New York Times sobre el chantaje de los saudíes contra la ley JASTA y la supresión de las 28 páginas secretas.

Por su lado, George Will tiene una columna sindicada que publicó el viernes el diario Washington Post, titulada "Histories that Shouldn't Be Secret" (Historias que no deberían ser secretas) donde hace referencia a las 28 páginas y a la próxima salida de Obama para Arabia Saudita. George Will califica a Arabia Saudita como "una incubadora de los ataques del 11-S". Destaca que "la supresión de las 28 páginas, primero de una indagación pública del Congreso y luego del informe de 2004 que hizo la Comisión del 11-S, le ha evitado incomodidades a los saudíes, lo cual sería un castigo leve por la complicidad en 2,977 asesinatos. Cuando Obama regrese, debería cumplir con su promesa de dar a conocer las páginas".

Will cita del Informe de la Comisión 11-S la frase que señala que la Comisión "no halló evidencia de que el gobierno saudí como institución o que altos funcionarios saudíes en lo personal financiaran" a al-Qaeda, y luego comenta que, "juntas, esas cinco palabras en itálicas, constituyen un resquicio lo suficientemente grande como para hacer pasar una aeronave secuestrada por ahí". Will cita al reciente programa "60 Minutes" y señala específicamente al ex Secretario de la Armada, John Lehman, quien declaró que está a favor de que se publiquen las 28 páginas, y subraya que "él cree que altos funcionarios saudíes sabían que los saudíes ayudaban a al-Qaeda. Y cree que debido a que Arabia Saudita gasta enorme sumas en el mundo financiando escuelas que enseñan la variante virulenta del Islam llamada wahhabismo, no es de sorprender que 15 de los 19 secuestradores fueran saudíes".