Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

¿Estarán a punto de caer la Casa de Saud y la Casa de Obama?

28 de abril de 2016

27 de abril de 2016 — Sigue aumentando la presión sobre Barack Obama por su responsabilidad penal en el encubrimiento de los ataques terroristas del 11-S, aunque sigue retozando en el extranjero con los principales responsables de la masacre: la Casa de Windsor y la Casa de Saud.

Bernie Kerik, el Comisionado de Policía de la Ciudad de Nueva York en el momento del 11-S de 2001, lanzó un golpe directo en una entrevista en el programa Newsmax Now el 22 de abril, donde dijo que la cuestión de las 28 páginas “no se trata solo de las familias de las víctimas del 11-S... Esto puede tener ramificaciones mundiales y problemas judiciales, demandas, países que se lanzarían contra Arabia Saudita. Yo pienso que hay una buena posibilidad de que pueda tumbar a la Casa de Saud”.

Y aunque Kerik no lo dijo, también hay una buena posibilidad de que pueda tumbar a la Casa de Obama, y en un momento nada prematuro.

Obama utilizó su viaje a Europa para presionar fuerte a favor de su plan de lanzar una Tercera Guerra Mundial termonuclear contra Rusia y China, incluyendo su reunión cumbre no programada el lunes 25 de abril con los jefes de Estado y de gobierno de Alemania, el Reino Unido, Francia e Italia, todo para atacar a Putin. Lyndon LaRouche señaló que esa cumbre fue “muy sucia”, pero que el empuje hacia la guerra está predeterminado y es intencional de parte de Obama y de los británicos; no se trata de una respuesta de causa-efecto a ningún “problema” en particular. El conteo en este frente de guerra, como el conteo hacia el derrumbe del sistema financiero transatlántico, es característico e intrínseco del imperio británico mismo, y no se detendrá a menos que de que ese imperio, y su títere Obama, sean enterrados políticamente.

En su diálogo con el Proyecto Manhattan del 23 de abril, LaRouche fue directo al punto: “Tenemos que ir ahí y darnos cuenta de que vamos a sacar al Presidente de Estados Unidos y meterlo en prisión! Lo que hacemos con esta acción es, decir implícitamente, que al actual Presidente de Estados Unidos se le debe poner en prisión”.

Ese es un buen punto de partida para que Estados Unidos retorne a sus programas, visión e identidad humana compartida, que Lyndon LaRouche ha promovido de manera singular durante las últimas décadas, y que recupere su sentido de misión que en este país se asociaba con la Presidencia de Franklin Roosevelt. Ese sentido de misión e identidad humana, la resumió muy adecuadamente este domingo 24 el potencial socio mundial de Estados Unidos, el Presidente de China, Xi Jinping, en sus declaraciones durante el Día Nacional del Espacio en China:

Debemos, dijo, “aprovechar la oportunidad estratégica y seguir innovando y hacer una mayor contribución al crecimiento general del país y al bienestar de la humanidad... impulsando el entusiasmo popular por la ciencia, la exploración de lo desconocido y la innovación, en particular entre los jóvenes”.

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

MATERIAL DE APOYO


Ex Comisionado de Policía de la Ciudad de Nueva York: publicar las 28 páginas "podría tumbar a la Casa de Saud"

26 de abril de 2016 — Como reflejo de la presión global que se ha creado en torno a las 28 páginas secretas de la Comisión Conjunta del Congreso sobre el 11-S, Bernie Kerik, quien era el Comisionado de Policía de la Ciudad de Nueva York en el momento en que ocurrieron los ataques del 9-S de 2001, le dijo el 22 de abril a John Bachman, director del programa Newsmax Now, que algunos miembros de la Comisión del 11-S "creen firmemente que hay información en esas 28 páginas que arrojaría evidencia de que Arabia Saudita... [es] culpable".

Si eso es así, dijo Kerik, "no se trata de las familias de las víctimas del 11-S... Esto puede tener ramificaciones mundiales y problemas judiciales, demandas, países que van a perseguir a Arabia Saudita". Agregó qu e"pienso que hay una Buena posibilidad de que tumbe a la Casa de Saud".

Por supuesto que si, comentó Lyndon LaRouche.

Kerik señaló que la amenaza de Arabia Saudita de rematar $750 mil millones de dólares en bonos del tesoro de EU en caso de que se publicaran las 28 páginas, "no es nada más que terrorismo económico, porque ellos creen que eso va a dañar a nuestro país. No nos debemos acobardar por eso", indicó.

"Yo pienso que el pueblo estadounidense se lo merece", dijo. "Tiene que conocerlo, y quienquiera que sea responsable se le debe hacer responsable".

Dado que Obama está fijado en dejar un legado ficticio, agregó Kirek con ironía, "¿qué tal si [Obama] desclasifica [las 28 páginas] y la Casa de Saud se desmorona hasta cierto punto? Que legado habría dejado".

Al mismo tiempo, Bill Maher, que dirige el programa de comentarios políticos con un gran público en la TV nacional, Real Time With Bill Maher (Tiempo real con Bill Maher) señaló el 22 de abril que Estados Unidos bajo el gobierno de Bush atacó al país equivocado después del 11-S. "En especial... si sabemos que fueron los saudíes los que nos atacaron, guau, eso hace que la guerra de Irak sea vea peor. Mucha gente ha dicho siempre que 'atacamos al país equivocado'. Pero ahora ya es público. Definitivamente atacamos al país equivocado, y si había un país preciso". Ese "país preciso" debe ser la monarquía británico-saudí.