Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Obama lanza otras dos guerras; sáquenlo ya o enfrenten una guerra global

28 de abril de 2016
"El Presidente Obama ha terminado la guerra en Iraq", 22 de octubre de 2011 (Foto de la embajada de EU).

27 de abril de 2016 — El fraudulento "gobierno de unidad" de Libia, que preside el primer ministro Fayez al-Sarraj, hizo la tarea que le tenían encomendada. A pesar del hecho de que ninguna de las dos organizaciones políticas más importantes en Libia lo apoyan, las naciones de Occidente lo instalaron y le dieron su reconocimiento, y ahora, como era la intención, le pidió al primer ministro de Italia, Renzi, que Europa les de "protección para los campos petroleros". Este llamado sucedió a pocas horas antes de que el lunes 25 de abril, Obama se reuniera con los líderes fracasados de Europa (Cameron, Merkel, Hollande y Renzi). Siguiendo el plan, Obama utilizó esta solicitud totalmente fraudulenta de parte del fraudulento primer ministro Fayez al-Sarraj para una fuerza invasora, para exigirle a la OTAN que dé respuesta al pedido. Ya hay tropas que se están preparando para entrar en Libia para la segunda fase de la masacre de Obama contra los libios.

Es muy difícil decir que Siria sea una "nueva" guerra —después de todo, por cinco años Obama a respaldado a los terroristas financiados por los saudíes para que lo ayuden a lograr el golpe de Estado contra el gobierno legítimo de Bashar al-Assad— sin embargo ahora Obama convirtió esa guerra en una invasión oficial de Estados Unidos, al anunciar que serán desplegados a Siria 250 soldados de las fuerzas especiales para que se unan a los 50 que ya se encuentran allí. Trecientos soldados extranjeros enviados a un país, sin haber sido invitados, por un Presidente que está decidido a tumbar o a matar al jefe de Estado, solo se puede definir como una invasión. Simultáneamente, la oposición controlada por los saudíes se salió de las conversaciones de paz en Ginebra, lanzó operaciones militares en Aleppo, y amenazó con romper totalmente con el cese al fuego.

Esto sucede en tanto que Obama despliega a las fuerzas militares con el mayor potencial destructivo a nivel mundial exactamente a todas las fronteras de Europa con Rusia, con el pretexto increíblemente absurdo de que Rusia está planeando una invasión a las naciones del Báltico o incluso a Europa Occidental.

Estas acciones de Obama en el Sudeste de Asia y en Europa colocaron a Estados Unidos en una confrontación, directa, ojo a ojo, nariz a nariz, con Rusia y con el Presidente Putin. Si a este arrebato asesino de Obama no se le pone un alto de inmediato, el va a lograr desatar una guerra a todo lo largo y ancho del planeta.

Las bases para sacar a Obama de su cargo de inmediato están ahora en las primeras páginas de la prensa en todo Estados Unidos y en gran parte del mundo: él es directamente responsable por encubrir la responsabilidad de los saudíes en el ataque terrorista del 11-S en Estados Unidos, en el cual asesinaron a más de 3000 ciudadanos de Nueva York y de otras partes. De hecho, el anunció hecho por Obama sobre las dos nuevas guerras sucedió justo a pocas horas de haberle besado el trasero a la reina de Inglaterra, y antes de darle un beso similar al rey de Arabia Saudita, quien es él mismo un títere de la monarquía británica. Las órdenes fueron dadas al títere del imperio británico, y este su leal sirviente siguió las instrucciones al pie de la letra.

Lyndon LaRouche, quien en los pasados 18 meses ha movilizado a los ciudadanos de la Ciudad de Nueva York por medio de la música clásica, la ciencia, la realidad política y con un llamado a la movilización, en un proyecto que él denomina el Proyecto Manhattan, afirmó que el empeño de encubrir el papel de los británicos y los saudíes en el ataque del 11-S, la población estadounidense ya no lo va a tolerar más, en especial los neoyorkinos, quienes exigen la verdad tanto sobre el 11-S, como también de porqué 14 años de "guerra al terrorismo" en las Presidencias de Bush y Obama no solo no han podido acabar con el terrorismo ¡sino que de hecho ha llevado a Estados Unidos a estar del lado de los terroristas!

"Yo conozco el temperamento de la gente de la Ciudad de Nueva York", afirmó LaRouche. "Van a renunciar a cualquiera que trate de seguir encubriendo a los terroristas saudíes". Hizo un llamado a los estadounidenses a que sean duros, que él mismo Obama es un crimen contra el mundo, y encubrir sus crímenes es traición, por cuanto nos está llevando rápidamente a una guerra termonuclear global. Muchos estadounidense destacados, incluyendo muchos oficiales de alto grado en las fuerzas armadas de Estados Unidos, y la mayoría de la población estadounidense, saben que esto es cierto. Un momento como este no justifica ninguna componenda, porque es la humanidad misma la que está en juego.