Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

El director de la CIA de Obama: olvídense de la justicia por los ataques del 11-S

2 de may de 2016
John Brennan, director de la CIA, insiste en que “no hay nada que ver” en las 28 páginas secretas. [flickr/lbjlibrarynow]

2 de mayo de 2016 — Finalmente, Obama decidió defender a la monarquía saudí abiertamente y lanzarse en contra de la Investigación Conjunta del Congreso sobre el 11-S y la sección de 28 páginas sobre la participación de Arabia Saudita en esos ataques terroristas. Esto puede tener un efecto bumerán muy rápido en contra del propio Obama. Lo que está de por medio es es la cuestión de complicidad después del hecho en un crimen atroz. También está de por medio detener el plan de guerra de Obama impulsado por los británicos y sus títeres saudíes que quieren una guerra global termonuclear.

Siguiendo a George W. Bush, Obama ha mantenido esas 28 páginas secretas por ocho años más, protegiendo a la monarquía saudí e ignorando y enfrentando de modo arrogante a las familias de las víctimas del 11-S que quieren que sean dadas a conocer.

El director de la CIA, John Brennan, apareció en el programa dominical de televisión “Meet the Press”, donde sostuvo que la evidencia que contienen las 28 páginas no es verdadera, y se manifestó en contra de que sean dadas a conocer, con lo cual Obama avanza en su encubrimiento traidor de los crímenes de Arabia Saudita por el 11-S y demás.

Por casi un mes, desde que el programa de CBS “60 Minutes” abrió la discusión por primera vez en un medio de gran alcance, y luego de que el senador Bob Graham mostró qué tan aislada está la Casa Blanca en el intento de ocultar la evidencia, utilizando al FBI para intimidar a quienes han investigado, se ha desenvuelto un amplio debate en las instituciones políticas y en los medios por todo Estados Unidos.

Pero donde se ha convertido en un tema candente es en la Ciudad de Nueva York, donde el Proyecto Manhattan de Lyndon LaRouche ha movilizado a una ciudad cuya población todavía espera justicia y la verdad sobre el 11-S.

La publicación de las 28 páginas y otra evidencia documental oculta sobre el 11-S podría desatar la justicia de un modo mucho más amplio. Podría significar el proceso judicial a Obama y a Bush por suprimir deliberadamente la evidencia sobre quién asesinó alrededor de 3000 personas e intimidó a millones más para que aceptaran las desastrosas guerras y los enormes poderes de vigilancia que se le dieron al FBI.

Cuando el director de la CIA Brennan dijo “No” este domingo, estallaron todas las falsas promesas que la Casa Blanca había estado haciendo para ganar tiempo, con el cuento de que “en algún momento” decidirían su publicación. La verdad saldrá a relucir y la justicia se debe hacer valer. Se tiene que sacar a Obama de su cargo por medio de un juicio político, en espera de más procesos judiciales en los tribunales por ese motivo. Para eso se está movilizando el Proyecto Manhattan de LaRouche, para terminar con el secreto de las 28 páginas y para terminar con la impunidad de los saudíes por sus crímenes.

Pero esto nos da oportunidad para hacer justicia de modo más amplio: Crímenes como el de seguir iniciando guerras para sustituir gobiernos estables por el caos, y seguir apoyando a los grupos yihadistas islámicos radicales hasta la fecha. En especial desde el asesinato del líder libio Muammar Gaddafi en el 2011, ha sido claro para nosotros que los verdaderos objetivos de estas guerras son Rusia y China.

El planificador definitivo de todo esto ha sido el poder financiero imperial británico, que espera destruir la alternativa que representan China, India y Rusia frente al derrumbe del sistema británico. Obama y los saudíes les han hecho el trabajo sucio.

Obama ha estado haciendo cada vez más provocaciones contra Rusia y China, lo cual solo puede terminar en una guerra termonuclear y final. Solo por eso, tiene que ser retirado del cargo, y terminar con el peligro que mantiene a la humanidad como rehenes de esa amenaza.

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

MATERIAL DE APOYO


El Congreso de EU está "sentado sobre sus manos" mientras Obama invade Siria

29 de abril de 2016 — "Crecen los temores en el Congreso por la mayor intervención de EU en el Oriente Medio", es el encabezado del periódico The Hill del 27 de abril, luego del anuncio del Presidente Obama el 25 de abril de que Estados Unidos enviaría otros 250 efectivos de las fuerzas especiales a Siria. Sin embargo, no ha habido todavía ninguna palabra dentro del Congreso de Estados Unidos, en donde, de acuerdo a la Constitución de EU, se supone que residen las facultades para declarar una guerra.

"Estas guerras en Afganistán y en Iraq y en Siria están en control remoto, y francamente, es inadmisible que el Congreso, que tiene una responsabilidad constitucional, esté sentado sobre sus manos", declaró el representante demócrata de Massachusetts, Jim McGovern.

Pero a pesar de McGovern y otros en el Congreso que expresan tales temores, la Casa Blanca ha dejado en claro que están dispuestos a hundir a Estados Unidos cada vez más en la guerra en Siria, a nombre, por supuesto, de combatir el terrorismo.

El vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest, le dijo a los reporteros de la fuente al día siguiente de que Obama hizo el anuncio, que Obama no solo está dispuesto a enviar más tropas a Siria "si rinden resultados positivos", sino que no habrá límites geográficos para donde envíen elementos de las fuerzas armadas de Estados Unidos a combatir al Estado Islámico, aunque Earnest insistió en que no hay planes para enviar más tropas estadounidenses a otros países, como Libia por ejemplo.



Rusia advierte que responderá a la escalada de la OTAN

29 de abril de 2016 — En su intervención en la Conferencia sobre Seguridad Internacional, que se llevó a cabo el 27 de abril en Moscú, el embajador de Rusia ante la OTAN, Alexander Grushko, advirtió que el enfoque confrontacionista de la OTAN hacia Rusia se viene dando en escalada. Puso de relieve que el Acta Fundacional OTAN-Rusia es “uno de los elementos fundamentales de la seguridad militar en Europa”, pero las actividades de la OTAN en el frente oriental “perturban el propósito de esta acta fundamental”.

El “esquema confrontacionista” de la OTAN, que consiste en proporcionar seguridad mediante el despliegue de un mayor potencial militar, advirtió Grushko, “conducirá obviamente a medidas en respuesta desde nuestro lado”. De igual modo, en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, la vocera del mismo, Maria Zakharova, advirtió que las versiones de la OTAN en el sentido de que establecerá una flota en el Mar Negro, junto con todas las demás medidas que ha tomado en Rumania y otras partes en la región, “socavan seriamente la seguridad y la estabilidad en esta parte del continente, y obligan a Rusia a tomar medidas adecuadas para contrarrestarlas a fin de garantizar su propia seguridad”.

La OTAN, por su parte, siguió con su escalada el 28 de abril, con el despliegue de dos cazabombarderos sigilosos F-22 hacia Lituania, donde los recibió la Presidente de Lituania, Dalia Grybauskaite, luego de que dieron un espectáculo aéreo de 20 minutos en su honor. El despliegue de los F-22 es sin lugar a duda un mensaje para Rusia, al cual le agregó otro el mismo día el secretario de Defensa de Estados Unidos, Ash Carter: manténganse alejados de nuestros buques. Antier, Carter le dijo a la Comisión de Asignaciones del Senado, que esperan que las fuerzas armadas rusas mantengan bajo control a sus pilotos para que no vuelvan a volar demasiado cerca de los buques de Estados Unidos que operan cerca de las costas de Rusia, como si esos vuelos fueran cosa de pilotos alocados.