La publicación de los documentos del TTIP sacude a Europa. El pacto comercial en peligro

3 de may de 2016

3 de mayo de 2016 — Ayer 2 de mayo el grupo Greenpeace de Holanda dio a conocer 248 páginas del ultra secreto tratado comercial Asociación Transatlántica de Inversión y Comercio (conocido como TTIP, por sus siglas en inglés), que puso a disposición del diario Süddeutsche Zeitung de Alemania y las estaciones de radio y televisión WDR y NDR, lo cual está causando un escándalo mayúsculo en Europa (para no mencionar las declaraciones muy defensivas del principal negociador europeo quien se quejó de "encabezados alarmistas").

Pero Neue Deutsche Zeitung de Alemania advirtió que no se puede sobrevalorar la importancia de estos documentos porque la realidad que revelan es completamente diferente a lo que se le ha dicho a la gente. Se ha confirmado la autenticidad de los documentos. Los documentos representan 13 de los 17 capítulos del pacto, cuyos contenidos habían permanecido en secreto hasta ahora.

Lo que muestran los documentos es que el gobierno de Obama ha estado chantajeando a los europeos para que acepten el TTIP, amenazando con bloquear las exportaciones automotrices de la Unión Europea (UE) a Estados Unidos a menos que la UE acepte desechar las regulaciones de seguridad al consumidor que bloquean las importaciones no reguladas de productos alimenticios estadounidenses, en particular los productos modificados genéticamente o productos que contienen hormonas, entre otras cosas. Como destaca el Independent de Londres, Estados Unidos quiere salirse con la suya en lo que se conoce en Europa como el "principio preventivo", que gobierna la forma en que se venden productos potencialmente dañinos. Las regulaciones europeas son mucho más estrictas a este respecto que las de Estados Unidos.

Estados Unidos se niega también a aceptar las reformas que la UE ha propuesto al mecanismo de "tribunales corporativos" para arreglos de disputas inversionista-Estado), que le permite a las grandes corporaciones demandar a los gobiernos si sienten que una "política pública" del país daña la libre competencia y las ganancias. Estados Unidos ha rechazado también la demanda de la UE de que estos tribunales, o procedimientos de arbitrio, sean públicos.

Hay una enorme oposición en Alemania y en Europa al acuerdo TTIP. Más de 3,4 millones de europeos han firmado una petición haciendo un llamado a ponerle fin inmediatamente al TTIP, según el portal War on Want. Ayer, el Presidente francés, Francois Hollande anunció que su gobierno iba a rechazar el TTIP si de alguna manera pone en peligro el futuro de la agricultura francesa, según informó el Canal de Noticias Asia. El ministro de Comercio Internacional Matthias Fekl dijo que no creía que se pudiera llegar a un acuerdo antes de que termine el gobierno de Obama. De hecho, dijo "la probabilidad de que se llegue a cualquier acuerdo se está diluyendo".