Concierto de orquesta rusa en el antiguo anfiteatro de Palmira, muestra poderosa señal de esperanza por el futuro

7 de may de 2016

7 de mayo de 2016 — La Orquesta del Teatro Mariinsky de Rusia dio un hermoso concierto este jueves 5 de mayo, en el antiguo anfiteatro de la histórica ciudad siria de Palmira, titulado, "Con una plegaria por Palmira; la música revive las antiguas murallas", y su efecto ya ha conmovido a millones de personas en todo el mundo. El evento estuvo dedicado a la memoria de quienes han perdido su vida a manos de los terroristas.

En particular, se conmemoró al doctor Khaled al-Assad (1934-2015), arqueólogo sirio que fue custodio de las antigüedades de Palmira por 40 años, y que fue decapitado públicamente por el Estado Islámico (EI) en agosto del 2015, luego de que Al-Assad se rehusó darle al Estado Islámico información del sitio en el que estaban escondidas numerosas estatuas antiguas, que el EI buscaba destruir; y también a la memoria de Aleksandr Prokhorenko, joven oficial de las fuerzas especiales rusas, quien fue asesinado a mediados de marzo, después de darle su posición a la fuerza aérea rusa para que atacase, cuando el EI lo tenía rodeado durante la batalla para liberar a Palmira. Prokhorenko fue nombrado de manera póstuma "Héroe de Rusia", y su cuerpo fue enviado a casa.

El director de la orquesta, Valery Gergiev, estuvo a cargo del programa, del cual formaron parte músicos de primera como el violinista Pavel Milyukov, y el violonchelista Sergei Roldugin, quien es el director artístico de la Casa de Música de San Petesburgo. Además en la delegación oficial rusa venía el director de Museo Hermitage de San Petesburgo, Mikhail Piotrovsky. Asistieron al concierto además representantes de China, Zimbabwe y Serbia.

El programa del concierto clásico comenzó con la presentación de La Chacona, obra de Juan Sebastián Bach, seguida por la Primera Sinfonía de Sergei Prokofiev, y del compositor ruso contemporáneo Rodion Schedrin (viudo de la famosa bailarina rusa Maya Plisetskaya) un fragmento de su ópera "No solo amor". Cuando Gergiev presentó las partes del programa, señaló que Prokofiev escribió su sinfonía "en homenaje a los grandes maestros del pasado, Mozart, Haydn, y Beethoven" cuya obra expresa "optimismo y esperanza".

El evento comenzó con el discurso y el saludo del Presidente Vladimir Putin en un video que envió desde Sochi y que se pude ver en vivo en una gran pantalla. Putin habló en contra del terrorismo, y manifestó su agradecimiento por el concierto que calificó como "símbolo de gratitud, conmemoración y esperanza". Dijo que "veo esto como una conmemoración a todas las víctimas del terrorismo sin importar cuando ni donde se cometieran estos crímenes contra la humanidad, y por supuesto, lo veo como la esperanza no solo por el renacer de Palmira como un bien cultural de toda la humanidad, sino para la civilización moderna, en el contexto de este horrible flagelo del terrorismo internacional".

Putin dio las gracias a los músicos y a los que participaron en el apoyo al acto. "Esta actividad de hoy tuvo enormes inconveniencias y peligros para todos, en un país que está en guerra y cerca del lugar en donde todavía están sucediendo las hostilidades. Eso exigió de parte de todos ustedes una gran fortaleza y valentía personal. Muchas gracias". El director de la orquesta, Valery Gergiev, es un estrecho colaborador del Putin y el chelista Sergei Roldugin, es un buen amigo suyo.

Antes de comenzar la música, el director Gergiev habló en ruso y en inglés, y hubo traducción al árabe. "Hacemos esto en protesta en contra de los bárbaros que destruyeron fabulosos monumentos de la cultura mundial. Protestamos contra las ejecuciones de tanta gente cometidos en este gran teatro", en referencia a los asesinatos en masa llevados a cabo, en noviembre del 2015, por el Estado Islámico en este anfiteatro. Además de dirigir la Orquesta del Teatro de Mariinsky, Gregiev es también director musical de la Filarmónica de Munich.

El público llenó el anfiteatro, que estaba formado por ciudadanos sirios, soldados y funcionarios militares tanto de Siria como de Rusia, dignatarios de varios países, entre los que se encontraba el ministro de cultura de Rusia, Vladimir Medinsky quien encabeza el compromiso de rescatar y restaurar las antigüedades de Palmira. Medinsky se mostró conmovido hasta las lágrimas con el evento.

Gracias a una magnífica amplificación y grabación, el concierto mismo y las panorámicas de las ruinas de Palmira están disponibles ya y se están transmitiendo internacionalmente, luego de que el evento se transmitiera en vivo. En Rusia este evento fue la principal noticia del día, y el video llegó al mundo con la mayor rapidez nunca vista. La transmisión del concierto que hizo RT (Russia Today) puede verla en el siguiente enlace: https://youtu.be/jAFGSMcSHVk.