Obama y la 'decisión sobre Hiroshima'

23 de may de 2016

23 de mayo de 2016 — El ocupante de la Casa Blanca es un asesino y no son con drones. A punto de convertirse en el primer Presidente estadounidense en visitar Hiroshima, Obama le concedió una entrevista escandalosa, a la televisora NHK de Japón, en donde fue más allá que negarse a pedir perdón por el asesinato (innecesario) de Truman de cientos de miles de civiles japoneses con dos bombas nucleares. Obama insistió en que era el tipo de decisiones que los presidentes tienen que tomar en tiempos de guerra y que él entendía esto por ser Presidente de Estados Unidos en tiempos de guerra. Su preferencia personal de reducir las armas nucleares, agregó Obama, la ha bloqueado Rusia; reforzando así las implicaciones terribles de su comentario sobre la "decisión sobre Hiroshima".

Esta es una fantasía arrogante de un Presidente adicto a asesinar a distancia y a los esquemas geopolíticos británicos de rodear, provocar y confrontar a Rusia y China; los blancos reales de las guerras en donde Obama ha metido las fuerzas militares estadounidenses. El general británico Richard Shirreff, subcomandante supremo de la OTAN hasta el 2014, está recibiendo bastante cobertura en los medios de información por su nuevo libro desquiciado, 2017: Guerra con Rusia.

No es de extrañar que en Japón o incluso hasta en Europa se estén produciendo cambios, en contra de las políticas fracasadas de Obama y los británicos de tratar de "castigar" a Rusia y de parar la política de desarrollo global de la "Nueva Ruta de la Seda" de China.

El mundo de Obama, en donde él quiere forzar a los dirigentes de Rusia y China a que capitulen "a nuestras reglas" —cuando son en realidad los únicos dirigentes mundiales creativos tanto en lo económico como en lo estratégico— está completamente divorciado de la realidad.

Obama está perdiendo y estas fantasías son infinitamente peligrosas a menos que se force su renuncia al cargo.

Lo que realmente representan el liderato de Rusia y China es la posibilidad de ponerle fin a las fantasías geopolíticas y a las guerras, y establecer un futuro económico de creatividad científica y aumento cada vez mayor en la productividad de la humanidad.

Con un liderato de este tipo, y sin Obama, Estados Unidos podría también darle un brusco vuelco a su situación, volver de nuevo a confiar en el aumento de la creatividad científica en su economía y la productividad real de su fuerza de trabajo.

Unámonos a los grandes proyectos de infraestructura en la "Nueva ruta de la seda" que busca esto para todos los países del mundo. Revivamos el gran programa espacial estadounidense que de hecho fue destruido bajo Obama. Debemos obtener una victoria real en la guerra en contra del terrorismo, poniendo al descubierto las garras saudíes y británicas que controlan a los asesinos genocidas del 11 de septiembre.

El sábado en el Día de los Caídos (Memorial Day) se va a celebrar en la ciudad de Nueva York una conferencia sobre la movilización para provocar este cambio dramático; la cual se va a transmitir en vivo en www.larouchepac.com a partir de las 12:30 hora del Este de E.U. No se la pierdan.