Taiwán estrena nueva Presidente, que ignora peligrosamente la política de una sola China

23 de may de 2016

23 de mayo de 2016 — Tsai Ing-Wen, del Partido Demócrata Progresista, de corte liberal ecologista, tomó protesta ayer como la nueva Presidente de la República de China. De inmediato tomó dos medidas hacia la independencia; lo cual es y ha sido siempre una línea roja para Pequín.

Primero, no mencionó el Consenso de 1992, mediante el cual ambas partes estuvieron de acuerdo en el principio de Una China, un solo país con dos sistemas. Sin mencionar directamente el Consenso, Tsai planteó a ambas partes "dejar a un lado el bagaje de la historia".

China continental respondió inmediatamente. "Sí buscan la 'independencia' va a ser imposible que haya paz y estabilidad en el Estrecho de Taiwán", dijo la Oficina de Asuntos de Taiwán en una declaración oficial después del discurso inaugural.

Segundo, sin mencionar a China, Tsai dijo que Taiwán necesita ponerle fin a su dependencia comercial con el territorio continental , "para acabar con nuestra dependencia en el pasado en un solo mercado". Esto es tan temerario como estúpido, ya que ante la crisis comercial global actual el destino de Taiwán dependerá cada vez más de extender su cooperación con el territorio continental.