Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

"Por toda la humanidad"

26 de may de 2016
Un técnico sostiene la placa del Apolo 11 con la cubierta plegable abierta antes de su instalación en la punta de la escalera del Módulo Lunar. Julio de 1969. (history.nasa.gov)

26 de mayo de 2016 — Esa fue la placa que dejaron los primeros astronautas que llegaron a la Luna hace casi 50 años: “Venimos en paz, por toda la humanidad”. No solo ellos, sino toda la nación de Estados Unidos y millones de otras naciones en todo el mundo, fueron transformadas en su modo de pensar sobre el futuro de la humanidad, por esos viajes que ellos hicieron y produjeron y fueron testigos.

“Por primera vez, los seres humanos decidieron concientemente aprender a vivir y a actuar en ambientes completamente diferentes de aquellos en los que habíamos evolucionado”, dijo un astronauta.

Pero casi de un día para otro, se retiraron las hermosas naves que circundaban la Luna; se olvidaron los viajes hacia el espacio profundo. El país se hundió en guerras —guerras coloniales siguiendo el modelo de los británicos y franceses— las cuales han continuado desde entonces, y las cuales en última instancia Estados Unidos ha perdido. Luego los Presidentes G.W. Bush y Obama, comenzaron a desparramar los desastres de la guerra y del terrorismo por todo el Oriente Medio, el Norte de África y Europa.

Aunque se identificaron a las misiones espaciales no tripuladas con los descubrimientos y los descubridores, a los ciudadanos de Estados Unidos se les convenció que fueran “prácticos” y que se olvidasen de revivir los descubrimientos como a menudo lo habían hecho antes.

Otras naciones, China e India en particular, ahora planean y dan los grandes pasos para el descubrimiento del espacio, y planifican misiones a Marte, y programan los primeros aterrizajes en la gran plataforma de descubrimiento de la galaxia, el lado oculto de la Luna.

Al mismo tiempo, las potencias asiáticas con Rusia han planificado e iniciado proyectos estimulantes de nueva infraestructura, grandes puentes terrestres euroasiáticos este-oeste y norte-sur con líneas ferroviarias de gran velocidad, nuevas ciudades, proyectos de energía, e incluso líneas férreas de levitación magnética.

Y cuando intervienen para llegar a una resolución en las guerras, de tal modo que puedan introducir medidas para la reconstrucción y un nuevo desarrollo, lo hacen en serio.

El Presidente Obama, cuando en su intento de improvisar alianzas militares, guerras comerciales, amenazas de guerra con la OTAN y confrontaciones para impedir que los líderes rusos y chinos continúen con sus planes de desarrollo en el mundo, en realidad lo que hace es organizar una “liga de perdedores”. Pero la amenaza de guerra global proveniente de sus intentos de intimidar a Rusia y a China, es muy grave; pero es un perdedor no obstante al amenazar a líderes de verdad como Putin y Xi.

Olvídense de lo que sea “práctico”: Incluso en el combate al terrorismo, lo que se necesita para obtener victorias es descubrimientos, como en la develación de las manos saudíes y británicas que controlaron el asesinato en masa del 11-S, para ver de repente el origen de las guerras desastrosas de los últimos 15 años.

Mayor razón para revivir el gran programa espacial estadounidense. En colaboración con las nuevas potencias espaciales dinámicas, será una nueva fuente para vivir los descubrimientos, lo cual es lo realmente humano, como entendía Estados Unidos hace 50 años.

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

MATERIAL DE APOYO