Schumer dejó un resquicio legal para evadir JASTA; LaRouche dice que Nueva York se va a enfurecer

27 de may de 2016

27 de mayo de 2016 — El New York Post publicó un artículo prominente el miércoles 25 en donde denuncian que el senador Chuck Schumer, el principal patrocinador del proyecto de ley JASTA (Ley de Justicia contra os patrocinadores del terrorismo) que acaba de ser aprobada en el Senado, incluyó un resquicio legal significativo en el proyecto de ley, justo antes de que se aprobara.

El investigador clave del NYPost sobre el caso del papel de Arabia Saudita y la complicidad del FBI en el asesinato de 3,000 personas el 11 de septiembre, encontró que una enmienda que se introdujo en la última versión final le permite al Procurador General de la nación o al Secretario de Estado detener cualquier litigio en contra de los saudíes por un período de 180 días. Ellos solo tienen que "certificar que Estados Unidos está comprometido en negociaciones de buena fe con las naciones extranjeras acusadas relacionadas a la resolución de las demandas en contra de la nación extranjera" dice la ley.

Es muy raro que se denuncien de manera tan prominente y tan rápidamente estos trucos legales en el Congreso, como en este caso que apareció en primera plana del NYPost, lo que indica qué tan candente está hoy en Nueva York el asunto de la participación de la monarquía saudí en los ataques del 11 de septiembre.

El director fundador de la EIR, Lyndon LaRouche, quien denunció el papel de los saudíes y británicos en un programa radial en vivo en el momento en que estaban ocurriendo los ataques del 11 de septiembre y no ha cesado de hacerlo consistentemente desde entonces, dijo ayer que la zancadilla que aplicó Schumer va a enfurecer a la población, en especial a la de la Ciudad de Nueva York. "Esto muestra que no hay soluciones rápidas" dijo LaRouche; "tiene que haber un cambio general en Estados Unidos para aplastar a Obama y sus controladores británicos.

"Ellos ganaron de nuevo", agregó, "y las fuerzas para cambiar esto no son aún lo suficientemente fuertes. Necesitamos que entre en escena una autoridad superior: el mundo; la Rusia de Putin y China". El Congreso de Estados Unidos es "un gobierno mezquino, sin una verdadera autoridad. China y Rusia son la clave de lo que va a suceder. Algunas personas aún no reconocen esto" concluyó LaRouche.