Obama quiere hacer estallar el mundo mientras que Rusia y China avanzan con el paradigma de cooperación para progresar todos

2 de junio de 2016

1 de junio de 2016 — Esta semana se llevaron a cabo dos conferencias euroasiáticas, sobresalientes por su compromiso para deliberar en torno a las acciones necesarias para el desarrollo y para detener a las fuerzas geopolíticas de Londres y Obama que quieren perpetrar la guerra. En Moscú, se realizó la reunión “La transición de Rusia y China hacia una nueva cualidad de relaciones bilaterales”, con la participación del ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, y el connotado diplomático chino Dai Bingguo. En Astana, Kazajstán, se reunieron los Jefes de Estado de los países miembros de la Unión Económica Euroasiática (UEEA), en donde el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, presentó las tareas concretas para la expansión económica física.

Lo que ocurrió en las actuaciones y declaraciones de ambas conferencias refleja la realidad de que hay un nuevo orden mundial que se está configurando en la marcha, y también se escucharon las advertencias de que la oposición a esto es el viejo imperio británico moribundo, que amenaza con estallar al mundo a través de las acciones del eje Londres-OTAN-Obama.

La presidente del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche, habló sobre el potencial de desarrollo que hay en el mundo, así como del grave peligro, en una amplia entrevista que difundió la agencia rusa TASS, subida a su portal en ruso el 31 de mayo en un artículo de 550 palabras [https://es.larouchepac.com/es/20160602/eu-y-europa-necesitan-mas-que-asia-la-cooperacion-con-la-nueva-ruta-de-la-seda]. El contenido toca varios puntos estratégicos, en particular la existencia de dos procesos programáticos en el mundo, uno para el enfrentamiento global, el otro para la cooperación. Nos encontramos en una crisis más peligrosa que durante la Guerra Fría, explica Helga; pero Putin es un estratega brillante, así que hay esperanza de que Rusia no se dejará entrampar para convertirse en el blanco de un primer ataque nuclear. La alternativa a todo esto, es la cooperación iniciada por Rusia y China, con la Nueva Ruta de la Seda y Una Franja, Una Ruta.

El artículo cita a Zepp-LaRouche: “Casi todos los grandes conflictos de hoy son causados por los esfuerzos del imperio angloamericano para adelantar y mantener un mundo unipolar, como ha sido de hecho”. Pero esto ya no puede ser.

En Moscú, Lavrov dijo el 31 de mayo que “hoy, las relaciones internacionales han iniciado una nueva fase histórica conceptualmente que consiste de la emergencia de un orden mundial multipolar y refleja el fortalecimiento de nuevos centros de desarrollo económico”. Saludó a la asociación estratégica entre Rusia y China y dijo sobre sus buenas relaciones sin precedente que “en realidad, pueden servir como modelo de cooperación de Estado a Estado en el siglo 21”.

En Astana, Putin habló de continuar con el impulso de la Unión Económica Euroasiática que se fundó hace solo 18 meses, mediante lazos más estrechos, no solo con la Franja Económica de la Ruta de la Seda de China, sino con muchos otros países, como los de Sudamérica y África. Putin planteó las tareas para el núcleo de la UEEA, tales como la construcción de mercados unificados para la electricidad, los hidrocarburos y para las medicinas y la infraestructura para la atención médica. En particular, hizo un llamado para crear un “Centro Euroasiático de Ingeniería de Máquinas Herramienta”.

En dirección completamente opuesta a todo esto, tenemos el intento por hacer estallar al mundo que se manifiesta en el empecinamiento en las mentiras y amenazas contra Rusia y China, en especial en el conteo hacia la cumbre de la OTAN los días 8 y 9 de julio en Polonia. El 30 de mayo, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, visitó Varsovia. En una rueda de prensa que dio acompañado del Presidente polaco, Andrzej Duda, Stoltenberg declaró que “Nosotros [OTAN] hemos acordado reforzar nuestra presencia adelantada en la parte oriental de nuestra Alianza... Tenemos propuestas claras sobre la mesa, provenientes de nuestros planificadores militares”. Dijo que solo falta por definir el detalle de cuantos efectivos y en donde se ubicarán las nuevas fuerzas. “Así que déjenme ser claro: habrá más tropas de la OTAN en Polonia después de la cumbre de Varsovia”.

Toda acción para frustrar esta locura es decisiva en este momento. Circula ya internacionalmente el llamado “La cumbre de Varsovia se prepara para la guerra, ¡Ya es hora de abandonar la OTAN!”