Experto de las Naciones Unidas advierte a instituciones europeas que sus políticas de austeridad violan los derechos humanos

7 de junio de 2016

6 de junio de 2016 — Juan Pablo Bohoslavsky, Experto Independiente en deuda externa y derechos humanos para el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (CDH ONU), denunció una vez más las políticas de rescate financiero en Grecia como una violación de los derechos humanos, y también la política de austeridad que impones la Unión Europea (UE) en toda Europa. En una conferencia de prensa en Bruselas, Bohoslavsky atacó a la Unión Europea por sus presiones desproporcionadas para los ajustes fiscales.

"Estoy preocupado por el cambio en la política que socava la perspectiva equilibrada de antes para asegurar una estabilidad económica, la igualdad y la cohesión social, a favor de un enfoque desproporcionado sobre la estabilidad del presupuesto", advirtió Bohoslavsky en una declaración emitida ayer por la Oficina de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

"La pobreza ha ido en aumento en una de las regiones de mayor afluencia en el mundo", subrayó Bohoslavsky. Alrededor de 121 millones de personas en la Unión Europea (UE) están al límite de la pobreza o de la exclusión social, dice la declaración de la CDH: Su número ha aumentado en particular en los países que pasaron por una crisis financiera y ajustes estructurales, como Grecia y España.

"Es improbable que la Unión Europea alcance en el 2020 su meta oficial para reducir el número de personas al borde de la pobreza y de la exclusión social en 20 millones de personas", dijo el experto independiente, quien agregó que en la Unión Europea hay alrededor de 21.4 millones de personas desempleadas, lo que significa que hay 4.7 millones más que en el 2008, antes de que estallara la crisis financiera general.

"Es inaceptable que haya personas que no tienen capacidad para comprar alimentos, que hayan perdido el acceso a la atención médica básica o que no puedan tener un techo sobre sus cabezas", dijo Bohoslavsky, quien es argentino de origen. Subrayó también que defender los derechos humanos era responsabilidad de todos, incluyendo a las instituciones financieras y a los Estados de la Unión Europea que implementan los programas de ajuste fiscal.

Con relación a la deuda griega, dijo que las propuestas de los acreedores eran "muy poco y demasiado tarde". Señaló que ya hay un reconocimiento generalizado de que es necesario un alivio para esa deuda, y que ya es momento para actuar al respecto. Bohoslavsky dijo que el paquete de medidas aprobadas por el gobierno griego recientemente bajo la presión de sus acreedores tendría efectos de mediano y largo alcance sobre los derechos humanos en el país.

Bohoslavsky declaró de manera tajante que "los Estados miembros de la Unión Europea son responsables principalmente por el respeto a sus obligaciones internacionales sobre los derechos humanos, y las instituciones internacionales, como la Unión Europea, sus entidades e instituciones financieras no están fuera del alcance de las leyes internacionales sobre derechos humanos.

"Cuando se hacen recomendaciones programáticas o se fijan condiciones obligatorias para proporcionar préstamos, las instituciones de la UE y sus entidades, en un mínimo absoluto, tienen que respetar los tratados internacionales sobre derechos humanos de los que todos sus Estados miembros son parte", subrayó Bohoslavsky.

En particular, criticó el hecho de que "cuando se trata de los programas macroeconómicos internos, las normas de derechos humanos no se toman como referencia explícitamente frente a las reformas de programas estructurales que se evalúan".

Bohoslavsky presentará sus resultados y sus recomendaciones definitvas en una informe integral para marzo del 2017.