Los británicos se ponen nerviosos: exigen bloquear a JASTA

7 de junio de 2016

7 de junio de 2016 — Los británicos intervinieron directamente ahora para tratar de salvar a sus agentes saudíes en la batalla que se está suscitando en Estados Unidos (que ahora se extendió hasta Alemania) para poner al descubierto la participación directo anglo-saudí en el 11 de septiembre y todos los demás ataques terroristas yihadistas que han ocurrido en las últimas décadas. Un artículo en el Daily Telegraph firmado por el parlamentario Tory (conservador) Tom Tugendhat, ex asesor del Estado Mayor de la Defensa, argumenta que si se aprueba JASTA (la Ley de Justicia contra los Estados patrocinadores del terrorismo que recién aprobó el Senado), se podría demandar judicialmente a la inteligencia británica y al gobierno británico, por apoyo en el "pasado" a terroristas en Londonistán. El artículo tiene el revelador encabezado "¿Por qué una ley de EU para que las familias del 11-S demanden a Arabia Saudita es una amenaza para Gran Bretaña y sus agencias de inteligencia?"

En tanto el proyecto de ley JASTA no está dirigida explícitamente en contra de Gran Bretaña, que goza de una estrecha colaboración en la inteligencia con Estados Unidos, "bajo el proyecto de ley, ciudadanos estadounidenses pueden demandar al gobierno británico alegando negligente falta de empeño en hacer frente al radicalismo islámico en décadas anteriores. Algunos en EU ya han acusado a Gran Bretaña de tolerar las prédicas radicales en 'Londistán' de los noventas, un enfoque que ellos dicen engendró el terrorismo".

El autor cita el caso de Richard Reid, el terrorista del zapato (quien intentó volar un avión escondiendo explosivos en sus zapatos), radicalizado en la mezquita de Finsbury Park bajo la atenta supervisión del MI5 y MI6 . "Una demanda judicial bajo la JASTA pudiera forzar al gobierno del Reino Unido a revelar inteligencia sobre el complot, el por qué no se actuó y sus razones para no hacerlo. Alternativamente, Gran Bretaña tendría que aceptar un arreglo financiero. De cualquier manera, la reputación de Gran Bretaña quedaría severamente dañada".

El autor señala que existe una opción del peor de los casos, incluso con la JASTA, y ésta es que el Presidente invoque el privilegio de secreto de Estado, lo cual él puede hacer aunque sea un litigio privado. Pero, advierte Tugendhat, tanto Hillary Clinton como Donald Trump apoyan la aprobación de JASTA y pudieran no estar inclinados a actuar. Un recordatorio más de que las monarquía británica y saudí están unidas por las caderas y algo más.

Por supuesto, si bien es cierto que "Londonistán" es realmente la capital mundial del terrorismo global, el susto británico no es por Richard Reid el "terrorista del zapato" o la mezquita de Findsbury Park. Los británicos están implicados directamente en el 11-S a través del programa Al Yamamah de BAE Systems, mediante el cual el príncipe Bandar recibió enormes sumas vía el Banco de Inglaterra, al mismo tiempo que financiaba la célula terrorista del 11-S en San Diego.

El asunto real es que la publicación de las 28 páginas abriría totalmente la caja de Pandora de la colusión entre los británicos, los saudíes y Bush en la mayor masacre terrorista que haya ocurrido en territorio estadounidense en toda su historia. El desenmascaramiento total del papel de Bandar pondría inmediatamente bajo los reflectores de nuevo todo el caso de Al Yamamah de BAE y forzaría a que se llevara a cabo una nueva investigación exhaustiva de todo lo que rodeó al 11 de septiembre (11-S).