A Macri de Argentina, llámenle Presidente de Narcotráfico SA

8 de junio de 2016

8 de junio de 2016 — El híper-corrupto juez Claudio Bonadio de Argentina, quien encabeza la cacería de brujas judicial en contra de la ex Presidente Cristina Fernández de Kirchner, acusó el 2 de junio a Ricardo Echegaray, ex director de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), en el gobierno de Fernández, quien fue un personaje clave para exponer los crímenes del banco de Narcotráfico SA, el banco HSBC, por lavar dinero en operaciones para evadir impuestos en una cantidad de $3500 millones de dólares.

El caso en contra de Echegaray lo presentó Alfonso Prat-Gay, ministro de Finanzas de Macri, y titular de una de las 4040 cuentas argentinas de la sucursal en Ginebra del Banco Privado HSBC, quien acusa a Echegaray de dar “testimonio falso” y de violar la “confidencialidad” que exigía el tratado de Francia y Argentina, según el cual Francia dio los nombres de los 4040 titulares de las cuentas del HSBC al gobierno de Fernández.

Esto no tiene nada que ver con violar las leyes. Mauricio Macri, quien está en el banquillo de los acusados en el caso de los Documentos de Panamá, es aliado del HSBC. Una de las primeras acciones de Macri como Presidente fue reincorporar al gerente de la sucursal del HSBC, Gabriel Martínez, que fue sacado de su cargo por el gobierno de Fernández por no haber tomado acciones para evitar la evasión de impuestos. En enero de 2015, José Stabella, presidente de la Unidad de Información Financiera (UIF) argentina, que investigó los delitos bancarios, exigió que Martínez fuera encarcelado, acusándolo de que cuando fue tesorero de la sucursal del HSBC en México, ayudó a lavar $7 mil millones de dólares del narcotraficante cartel de Sinaloa.

Macri tiene la intención de cerrar el caso del HSBC (que está abierto todavía), en el cual están siendo investigadas 222 personas por “asociación delictiva”, lavado de dinero, y “evasión agravada”. Entre esas 222 personas, se encuentran connotados banqueros, ejecutivos de corporaciones multinacionales, y empresarios prominentes —propiamente la gente que se beneficiaría de la amnistía fiscal que Macri acaba de anunciar, para repatriar los fondos retenidos en el exterior, sin hacer ninguna pregunta al respecto. Pero quienes tienen algún expediente de una acusación penal en su contra tienen prohibido participar en esa amnistía, entre los cuales se encuentran muchos peces gordos involucrados en el caso del banco HSBC.

Echegaray es uno de los varios ex funcionarios del gobierno de Fernández acusado o investigado en base a cargos falsos, por ofender a los especuladores financieros vinculados a Macri que buscan la destrucción de Argentina. Macri reorganizó la IUF, y puso al HSBC a cargo de esta; de los dos abogados que la dirigen, uno trabajó para un bufete de abogados que defendía al HSBC y el otro trabajó directamente para el HSBC, defendiéndolo de las demandas en su contra.