¿Se anuncia en Alemania una nueva doctrina de defensa en el aniversario de Barbarossa?

9 de junio de 2016

8 de junio de 2016 — Según lo que se filtró a la prensa, el nuevo "documento oficial" en el cuál trabaja el Ministerio de la Defensa de Alemania, ya no identifica a Rusia como "socio en la seguridad" con el énfasis que tenía anteriormente en el diálogo, sino como "adversario", lo que implica poner el acento en el rearme. El momento oportuno de la filtración ahora es particularmente preocupante, dado que se produce en víspera del 75avo aniversario de la agresión de la Wehrmacht nazi en contra de la Unión Soviética el 22 de junio de 1941 ("Operación Barbarossa"). Aunque teóricamente el documento oficial no se publicará sino hasta octubre de este año, Rusia no puede interpretar estas nuevas directrices más que como una provocación abierta y premeditada.

El grupo que trabaja en el documento oficial lo preside el brigadier general Carsten Breuer, quien ha insistido en sus entrevistas y discursos públicos de los últimos meses, que se han visto compelidos a redefinir las prioridades de defensa por la "agresiva" conducta de Rusia en el este de Ucrania y Crimea, lo que, alega, requiere la "reorientación hacia la defensa nacional y de la alianza". En particular, alega Breuer, tomó por sorpresa a la OTAN la "guerra híbrida" de Rusia en la crisis de Ucrania, es decir, la interacción de medidas militares, económicas y de propaganda política. Lo que omite mencionar es el hecho de que la planificación del gran ejercicio reciente de la OTAN "Trident 2015", con sus propios componentes de "guerra híbrida y de contramedidas", ya habían empezado en el 2012, mucho antes de la crisis en Ucrania.

'Trident 2015' llevado a cabo en el Mediterráneo occidental, también ensayó la combinación de operaciones militares de la OTAN con actividades de las ONG, las cuales de acuerdo con Breuer son uno de los "componentes nuevos" sobre los cuales se va a escribir en el documento oficial. Su grupo de trabajo alemán está incorporando asimismo conceptos que ya se han planteado en las revisiones respectivas de defensa en el Reino Unido y en Estados Unidos, publicados hace un año, así como también en Francia, publicado en el 2013. En entrevista con la revista Atlantic Bridge hace varias semanas, Breuer se refirió directamente a esta aportación externa, en donde dijo: "Queremos que nos digan cómo ven a Alemania desde el exterior. Tuvimos un intercambio con nuestros aliados más cercanos que fue más allá de cualquier cosa que hayamos hecho hasta ahora para el desarrollo de nuestra estrategia nacional... La cuestión, sobre qué dirección está adoptando Alemania en términos de política de seguridad y cómo afectará esto nuestros compromisos en un futuro, les preocupa mucho a los estadounidenses. Es interesante notar que el interés estadounidense en una política de seguridad alemana más activa que asuma responsabilidades de liderato, se nos ha trasmitido demostrativamente, en este contexto".

Ese "liderato" ya se ha puesto en práctica, ciertamente, mucho antes de que existiera el nuevo documento oficial, a saber, en el comando alemán de un batallón multinacional de la OTAN durante los ejercicios rotatorios contra Rusia en las repúblicas del Báltico que empezó la semana pasada. Todo esto es, junto con muchos de los otros ejercicios de la alianza occidental, el ensayo acumulativo hacia el gran ejercicio "Trident 2018" que se llevará a cabo justo en las fronteras de la OTAN (es decir, incluyendo a Ucrania) con Rusia.