Hodges: de garantías a belicismo contra Rusia

10 de junio de 2016

10 de junio de 2016 — La OTAN no tiene otra intención en Europa del Este que no sea el fortalecimiento de su posición militar. Meses atrás, el general Philip Breedlove, antes de retirarse como comandante de la OTAN, ya hablaba de un viraje en la posición de la alianza en los Estados de Báltico, de una posición de "dar garantías" a uno de "disuasión". El teniente general Ben Hodges, comandante del ejército de EU en Europa, en sus comentarios ante la conferencia del Consejo del Atlántico en Vilna, Lituania, el 6 de junio, describió en detalle qué significa esto. En términos de lo que él le aconsejaría a las autoridades superiores, dijo: "Yo quiero hacer que ellos (rusos) compitan. Estoy cansado de estar reaccionado ante lo que ellos hacen. Tenemos que mantener nuestros ojos bien abiertos. Necesitamos a Rusia en la comunidad internacional pero ellos solo respetan la fuerza". Esta es una característica de los rusos, alegó, no solo en el gobierno actual. La unidad de la OTAN es el centro de gravedad, prosiguió. Es esencial que Estados Unidos y la OTAN trabajen juntos. "Así es como vamos a garantizar que no haya conflicto" agregó.

La disuasión, dijo Hodges, requiere capacidades militares reales, una verdadera organización lista para el combate que haga que cualquier adversario potencial piense de si mismo "podemos fallar" o que el costo es demasiado alto. No se trata de un detonador de trampa, insistió. "Se trata de capacidades reales que le nieguen al adversario la capacidad de lograr sus objetivos", señaló. "Esto requiere organizaciones homogéneas con todos los activadores (las funciones de apoyo sin las cuales una unidad de combate no puede ir a la guerra, NDR) y capacidades conjuntas. Ese es solo el aspecto militar, subrayó Hodges. También hay aspectos políticos, económicos e informativos. Dijo que tienen que mantenerse las sanciones económicas en contra de Rusia y que la OTAN también necesita ser competitiva en la esfera de la información y no quedarse sentada dejando que los rusos la dominen.