Dilma Rousseff ataca al ministro interino de Relaciones Exteriores por su visión "minúscula" contra el BRICS

11 de junio de 2016

11 de junio de 2016 — Como parte de su estrategia de defensa, la Presidente suspendida de Brasil, Dilma Rousseff, está hablando ahora de su política exterior positiva, a favor del BRICS (del cual Brasil forma parte), en contraste con lo que ella califica de visión "minúscula" y sesgada del actual ministro interino de Relaciones Exteriores, Jose Serra. Aunque no se plantea de manera explícita, pero si se implica, el contexto es la declaración que hizo en su entrevista con el revista rusa Rossiyskaya Gazeta, en el sentido de que el BRICS "asustó a muchos países" y es el motivo detrás del juicio político en su contra.

Inmediatamente después de ser designado como ministro, Jose Serra salió como loco desatado atacando e insultando a los jefes de Estado iberoamericanos que habían declarado que Dilma era víctima de un golpe de Estado. Rápidamente se alineó con el Presidente de Argentina, Mauricio Macri, (ahora más conocido como el "Presidente de Narcotráfico SA") para "realinearse" con Estados Unidos y el moribundo sistema transatlántico, hablando pestes de las organizaciones regionales como Mercosur y Unasur, cuyos dirigentes defienden a Dilma. También prometió cerrar varias embajadas en África y en otros países en desarrollo por motivos "presupuestales".

En una entrevista con el prominente periodista Luis Nassif el pasado 9 de junio, Dilma advirtió que es "muy grave crear cualquier tipo de sesgo ideológico con relación al BRICS o el G-20", como informó Brasil247 el 10 de junio. "Estas son instituciones creadas en el período posterior a la crisis de 2008, instituciones que consideran el multilateralismo, y que construyen relaciones más sólidas entre las naciones y que permiten un nivel de diálogo más congruente". Utilizar la narrativa de que "el BRICS no tiene la importancia que tiene, es una forma de ceguera, y en términos geopolíticos, económicos y políticos, es increíble, una miopía que bordea la ceguera", le dijo Dilma a Nassif.

En cuanto a su propia política exterior, ella explicó que "la gran ganancia de Brasil fue que tuvo una política exterior afirmativa... Pudimos reconstruir nuestras relaciones con América Latina y el Caribe... construir una relación con África, y darle a África la importancia que verdaderamente tiene". Y además, agregó, "esto no se trata nada más de un asunto comercial... África llegará a ser cada vez más importante. No ver esto, es tener una visión de que se tienen que cerrar embajadas por tener una visión absolutamente minúscula de la política exterior".