Obama protege al principal aliado del Frente Nusra en Siria

14 de junio de 2016

14 de junio de 2016 — El gobierno de Obama se está desbaratando por proteger a Ahrar al Sham, uno de los grupos rebeldes armados más grandes en Siria y un aliado clave del Frente Al Nusra, afiliado a Al-Qaeda. El periodista investigador Gareth Porter, informa en un artículo subido a truth.com el 10 de junio, que a pesar de su relación con Nusra, el gobierno trata a Ahrar al Sham "con el tipo de guantes de seda que normalmente se reserva a los clientes en la oposición siria". El Departamento de Estado de Estados Unidos le concedió una visa a Labib al Nahhas, director de asuntos internacionales de Ahrar, para que viajara a Washington el diciembre pasado, "en lo que claramente era una misión para generar apoyo político en Washington a favor del papel que tendrían en el futuro de Siria". La visita de Nahhas a Washington se informó por primera vez en McClatchy News el 21 de mayo, pero Porter reveló que Nahhas también se reunió con Michael Ratney, enviado especial de Estados Unidos para Siria, en diciembre en Estambul.

Ahrar ha sido decisivo para sabotear las negociaciones de Estados Unidos y Rusia para el "cese de hostilidades" que se puso en efecto el 27 de febrero, en particular en la ofensiva yihadista en que se ha sumergido el norte de Siria desde el 3 de abril. Los rusos respondieron proponiendo que Ahrar al Sham se tiene que agregar a la lista de los grupos que se deben excluir del acuerdo de cese al fuego, junto con el Nusra y el EIIS. Sin embargo, el gobierno de Obama rechazó la propuesta de Rusia. Mark Toner, vocero del Departamento de Estado dijo que el Departamento de Estado consideró que llegar a un acuerdo en torno a la propuesta de los rusos "tendría un efecto dañino en el cese de las hostilidades".

Sin embargo, Ahrar al Sham no es solo un proyecto estadounidense. Está mucho más cerca de ser un proyecto turco, en el que los saudíes y cataríes también están enormemente involucrados. Todos estos tres países respaldaron el establecimiento de una sala de operaciones para Jaish al Fatah, el comando conjunto liderado tanto por Ahrar como por Al Nusra, a principios del 2015, para tomar el control de toda la provincia de Idlib.

Porter señala que Ahrar al Sham no es considerado por la mayoría de los analistas como una organización yihadista, porque supuestamente no tiene ambiciones de lanzar ataques terroristas fuera de Siria. Pero ha tenido relaciones ya por mucho tiempo con Al Nusra; algunos de sus líderes estaban asociados con Osama bin Laden; ha estado peleando al lado de Al Nusra, violando el cese de hostilidades en Aleppo; y está comprometido con la idea de imponer la ley islámica en Siria. De hecho, Ahrar supuestamente ha tenido algunos desacuerdos con Nusra, pero teme romper por completo con este grupo.

"Prácticamente no hay posibilidad de que Ahrar actúe para bloquear el camino al poder del Frente Nusra", concluye Porter. "El consentimiento del gobierno de Obama al más importante aliado de Nusra tiene que ver más con la política y sus relaciones con los aliados regionales —y en especial con Turquía— que con la preocupación que declara tener para llevar a su final el conflicto en Siria".

Puede leer en este enlace el informe completo de Porter en inglés:

http://www.truth-out.org/news/item/36384-why-the-obama-administration-is-favoring-al-qaeda-s-main-syrian-ally