Para enfrentar la crisis en Brasil, el BRICS debe fortalecer la cooperación para el desarrollo económico

14 de junio de 2016

13 de junio de 2016 — Para hacer frente e la crisis en las naciones miembros del BRICS, como es el caso de Brasil, la agencia china Xinhua cita a dos expertos chinos que recomiendan a las naciones que integran el BRICS no le deben dar crédito a nada que diga que el BRICS "está muerto", como afirman algunos medios de comunicación. Mas bien, este es el momento para fortalecer la cooperación que asegure el desarrollo económico en el sector en desarrollo.

La crisis brasileña y la destitución de la Presidente Dilma Rousseff, pone a prueba la resistencia del BRICS, señala Xinhua, dado que el Presidente interino Michel Temer dio un vuelco a la política de relaciones exteriores brasileña enfocándola a Estados Unidos y Europa y alejándola del BRICS.

Pueden haber efectos colaterales como consecuencia de esto, según Zhou Zhiwei, director ejecutivo del Centro de Investigación de Brasil en la Academia China de Ciencias Sociales, los países del BRICS deben responder fortaleciendo sus vínculos económicos y haciendo un uso optimo del Nuevo Banco de Desarrollo (NBD) y del Acuerdo Contingente de Reservas (ACR) para evitar que los cambios en la política interna afecte de modo desfavorable la cooperación.

Incluso el ambiente externo desfavorable debería verse como un incentivo para que el BRICS acelere su cooperación, no para reducirla, recalcó Zhou.

"Las fortalezas fundamentales del BRICS, tales como el mercado y una enorme población, no va a desaparecer por los cambios cíclicos en algunos de los miembros del BRICS. Seguirán destacando en el desarrollo económico futuro", afirmó.

Por su parte, Shen Yi, director del Centro de Estudios del BRICS en la Universidad de Fudan, añadió que, desde su fundación, el bloque del BRICS "ha sido mucho más que solo un concepto económico. Es una plataforma para las economías emergentes para ejercer su influencia en la arena económica global". Añadió que el acceso al mercado, las reservas extranjeras y los "préstamos anticíclicos de largo plazo" se deben ver como un modo en que las naciones miembros aumenten la cooperación.