Nueva baja histórica de rendimiento negativo en bonos de Alemania

16 de junio de 2016

15 de junio de 2016 — "El mundo financiero está volteado al revés" es el encabezado en el periódico financiero de Alemania, Handelsblatt del 14 de junio, en donde comenta el hecho de que los bonos alemanes a 10 años cruzaron el umbral de rendimiento nominal negativo -0.01%. Con esto, el 80% de los bonos soberanos alemanes y dinero en papel están en la zona negativa. En la zona del euro, un 50% están en esa situación, según cálculos bancarios.

Pero nada se compara con Japón. Para encontrar una tasa de rendimiento nominalmente positiva se tiene que comprar bonos a 30 años que ofrecen un rendimiento de 0.26%, que aún es negativo si se le compara con lo que puede ser la inflación en unos cuantos años, no digamos 30 años. Los bonos a 10 años están al -0.17%. Y esto, en un país en donde la tasa de deuda nacional es del 218% de su PNB, la más alta en el mundo. En una situación normal, cualquier gobierno se vería forzado a ofrecer un rendimiento de dos dígitos a los inversionistas con una deuda así de inflada.

En este contexto, algunos bancos en Bavaria están empezando a almacenar el exceso de liquidez en sus bóvedas, en vez de pagar para que se lo guarde el Banco Central Europeo (BCE). Munich Re, el grupo asegurador más grande del mundo, ya anunció en marzo pasado que tratarían de hacer lo mismo, empezando con 10 millones de euros de sus reservas, más algunas inversiones en oro. Y también el Commerzbank anunció la semana pasada que estaban considerando hacer lo mismo.

Commerzbank no es solo el segundo banco más grande de Alemania sino que es también de hecho propiedad del gobierno desde que el gobierno alemán lo rescató en el 2008 convirtiéndose así en el principal accionista. Por esta razón, se considera que la movida del Commerzbank cuenta con la bendición, si no es que con el manejo directo de Berlín y es congruente con las críticas constantes del jefe del Bundesbank Jens Weidmann y el ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schauble en contra de la política de emisión cuantitativa (EC) del presidente del BCE Draghi.