Suprema Corte de EU le dice a Puerto Rico que se arrodille ante los depredadores financieros

16 de junio de 2016

15 de junio de 2016 — Con una votación de 5 contra 3, la Corte Suprema de Justicia de EU sentenció el 13 de junio que Puerto Rico no puede usar su propia legislación para reestructurar sus $72 mil millones en deuda y que tiene que dejar en manos del Congreso federal todas las decisiones al respecto. La semana pasada, la Cámara de Representantes aprobó el proyecto de ley PROMESA con la cual se crea una junta de control financiero draconiana diseñada para controlar todas las decisiones financieras puertorriqueñas, entre ellas la restructuración de la deuda.

El año pasado, el Congreso de Puerto Rico aprobó un proyecto de ley que autorizaba la restructuración de la deuda de la isla, contraviniendo la disposición federal sobre quiebras de 1984 en donde se le prohíbe el acceso a la Mancomunidad al capítulo 9 del código sobre quiebras. Un tribunal de apelación anuló la ley y el gobierno llevó el caso hasta la Corte Suprema.

Los fondos buitre y los compensatorios y otros "inversionistas" de la misma ralea, están que brincan de gusto con el fallo. El gerente de uno de los fondos compensatorios le dijo al The Wall Street Journal que PROMESA es mejor para los inversionistas. Esto significa que "tendrá que haber muchas discusiones y negociaciones antes de que se le pueda imponer un resultado a los acreedores". Otro depredador se carcajeó de que el fallo significa que la Mancomunidad "no puede tomar acciones unilaterales para forzar una reestructuración". Ni Dios lo permita.