Ex presidente brasileño Lula en la mira del juez "anticorrupción" Moro de Londres

17 de junio de 2016

17 de junio de 2016 — El 13 de junio, el magistrado de la Suprema Corte de Justicia de Brasil, Teori Zavascki sentenció que el juez propiedad de Londres, Sergio Moro, quien encabeza la aplanadora "anticorrupción" Lava Jato en contra de las instituciones brasileñas, puede reasumir de nuevo sus investigaciones sobre la supuesta participación del ex Presidente Lula da Silva en el escándalo de Petrobras. En marzo pasado, Zavascki, quien es el ponente de la Corte Suprema sobre el caso Petrobras, le había prohibido a Moro que investigara a Lula, después de que Moro reveló conversaciones grabadas entre Dilma Rousseff y Lula, violando una decisión de la corte.

Ahora, Moro tiene la luz verde para someter a juicio a Lula, o quizá ponerlo en "prisión preventiva" bajo cargos de lavado de dinero y de supuestamente obtener ganancias de miles de millones desviados de Petrobras. Dado que Lula ya no ocupa ninguna posición de gobierno, ya no tiene inmunidad. El ambiente de cacería de brujas se ve en la edición del 13 de junio de Congresso em Foco en donde citan un documento en donde el procurador general Rodrigo Janot afirma que se sospecha que Lula "tuvo una posición dominante durante su Presidencia, en la organización criminal que él creo" para captar miles de millones de dólares de Petrobras.

En general, son muy visibles las consecuencias de la operación de demolición de Lava Jato. Ayer, la Comisión de Ética de la Cámara de Representantes votó 11-9 para despojar de su cargo al presidente de la Cámara, Eduardo Cunha, el arquitecto del juicio político contra Dilma Rousseff. Se espera que el pleno de la cámara vote muy rápidamente sobre su caso y si lo sacan, perderá la inmunidad y podría ir a la cárcel. Pero, Cunha, aún poderoso, advirtió que "yo no me voy a ir solo" y está preparado para implicar a un gran número de legisladores, políticos y miembros del gabinete actual en los actos de corrupción. Se sabe que el presidente interino Michel Temer está muy preocupado dado que él y Cunha, ambos miembros del PMDB, eran aliados muy cercanos.

Muchos de los acusados en Lava Jato han optado por acogerse a acuerdos de culpabilidad, con la esperanza de obtener sentencias reducidas. A finales de mayo, Marcelo Odebrecht, director ejecutivo de la firma de ingeniería Odebrecht, acusado en el caso de Petrobras, firmó un acuerdo de culpabilidad mediante el cual prometió implicar a unos 50 políticos a cambio de que le redujeran su sentencia de 19 años en prisión. Otros están negociando acuerdos directamente con el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, ofreciendo nombres de compañías estadounidenses o individuos que se supone están involucrados en la corrupción de Petrobras.