Un viaje a Marte representa una amenaza mortal inaceptable, dice astronauta

17 de junio de 2016

17 de junio de 2016 — En una audiencia del Congreso el pasado martes 14 de junio el oficial médico jefe de la NASA y tres astronautas respondieron la pregunta de por qué no se deben enviar astronautas a Marte con propulsión química, al presentar testimonio sobre los efectos a largo plazo de viajar en el espacio bajo una microgravedad. Chris Cassidy, jefe de la oficina de astronautas JSC, Michael López Alegría, quien está retirado y preside el capítulo estadounidense de la Asociación de Exploradores del Espacio (astronautas y cosmonautas) y Scott Kelly, ahora retirado, quien completó una misión de un año en la Estación Espacial Internacional (EEI), fueron los testigos ante la Comisión de Ciencia, Espacio y Tecnología de la Cámara de Representantes. Se convocó la audiencia para discutir una legislación que se presentó para proporcionar servicios médicos de por vida a los astronautas.

Scott Kelly describió su incomodidad constante desde que regresó a la Tierra y citó como fuente de preocupación el haber estado expuesto a altos niveles de radiación y dióxido de carbono, así como también los efectos en el sistema inmunológico.

López Alegria informó sobre los cambios en la visión que él ha sufrido después de sus vuelos, cambios que afectan a un 60% de los miembros de una tripulación en el espacio por periodos prolongados. De manera dramático afirmó que los astronautas que permanecen en la EEI por seis meses, "enfrentan una amenaza de mortalidad comparable a la de los combatientes de infantería estadounidenses en el Dia D o a la de los bomberos de la ciudad de Nueva York durante el 11 de septiembre de 2001".