Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Putin lleva la batuta con el plan de una 'Gran Eurasia'

20 de junio de 2016
El Presidente de Rusia, Vladimir Putin, en la reunión con los jefes de información de las principales agencias noticiosas, en el marco del 20mo Foro Económico Internacional de San Petersburgo, el 17 de junio de 2016. Mikhail Metzel/TASS

20 de junio de 2016 — El Presidente de Rusia, Vladimir Putin, aprovechó la ocasión del Foro Económico Internacional de San Petersburgo, del 16 al 18 de junio, para plantear la cuestión existencial que enfrente la humanidad: O se unen a lo que el denominó el "Plan de la Gran Eurasia" para el desarrollo económico y la seguridad, o enfrenten el peligro inminente de un derrumbe del sistema transatlántico y una guerra global absurda que podría llegar a ser una guerra de extinción.

En un diálogo de dos horas con los participantes, moderado por Fareed Zakaria de la cadena CNN, Putin anunció que la Unión Económica Euroasiática (UEEA) está por empezar las negociaciones con China este mismo mes para integrarse plenamente al proyecto de Una Franja Una Ruta, y destacó que hay 40 países que buscan vínculos comerciales con la UEEA, y Rusia le da la bienvenida a la participación plena en este ambicioso programa a las naciones de Europa Occidental.

En ese mismo diálogo, también abordó con franqueza el "golpe de Estado sangriento" de Estados Unidos y la OTAN en Ucrania, así como el más reciente esfuerzo por cercar a Rusia con las fuerzas de la OTAN.

Las actividades de Putin, junto con la locura de la embestida belicista angloamericana contra Rusia y China, han desatado una revuelta creciente entre las naciones de Europa Occidental, que ven ahora el peligro de guerra cada vez más claramente. No solo asistió al Foro de San Petersburgo una Buena cantidad de líderes europeos, en contra de las exigencias explícitas de Obama y de Londres. El ex Presidente francés Nicolas Sarkozy hizo un llamado para poner fin a las sanciones contra Rusia y exhortó a Putin, de quien dijo que está en una posición de mayor fuerza, a que terminara unilateralmente con las sanciones de represalia con Europa. Putin respondió positivamente al llamado de Sarkozy, al igual que a las declaraciones similares del primer ministro de Italia Matteo Renzi, pero advirtió que Rusia no está dispuesta a dejarse traicionar de nuevo.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, dio una entrevista al diario alemán de mayor circulación, Bild am Sonntag, donde ataca duramente las recién concluidas maniobras de la OTAN a lo largo de la frontera rusa, por ser una provocación de guerra, y exigió un alto a los "gritos de guerra" provenientes de la OTAN. Esta declaración de Steinmeier desató una pelea faccional con todo dentro de la clase política alemana, del mismo modo en que el discurso de Sarkozy en San Petersburgo ha provocado una serio debate en Francia. La intervención de Steinmeier se ha visto reforzada con los ataques recientes del connotado analista militar de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) alemana, Michael Sürmer, en contra de las provocaciones de la OTAN , así como con las declaraciones que dio esta semana el ex Canciller alemán, Gerhard Schröder, quien atacó también la tendencia hacia una nueva carrera armamentista y una nueva Guerra Fría contra Rusia.

Todos estos cambios fundamentales que se ven en el panorama político ocurren a solo unos cuantos días del referéndum en Gran Bretaña sobre la salida de la Unión Europea, este 23 de junio, y a pocas semanas de la cumbre de los jefes de Estado y de gobierno de los países miembros de la OTAN en Varsovia a principios de julio, donde está programado a ratificarse el despliegue de la OTAN hacia los Estados del Báltico y a Polonia. El diario emblemático de la facción conservadora (tory) de Gran Bretaña, el Sunday Telegraph, salió con un editorial muy fuerte a favor de que Gran Bretaña abandone la Unión Europea. El editorial señala abiertamente que la Unión Europea está muerta ya.

Hemos alcanzado un punctum saliens en la situación estratégica mundial, un momento en el que la humanidad avanza por completo hacia el nuevo paradigma que se expresa en la idea del Puente Terrestre Mundial, o se hunde en una guerra de extinción. Ya no hay ningún lugar donde esconderse, porque el futuro de toda la humanidad esté en juego. Putin tiene la sartén por el mango en este enfrentamiento, y se puede esperar que haga lo inesperado en los próximos días y semanas para ganar la batalla por el futuro de la humanidad.

En Estados Unidos, el mayor peligro reside en que esas fuerzas crecientes que ven claramente el peligro de una guerra termonuclear, se detengan a la hora de acabar con la Presidencia de Obama, antes de que empiece una guerra. Las voces más prominentes dentro del grupo American Committee for East West Accords (Comité Americano en pro de Acuerdos Este Oeste), como el doctor Stephen Cohen y Gilbert Doctorow, se están percatando tardíamente de que Obama no es alguien a quien se le puede "persuadir" para hacer lo correcto. Obama ha cometido claramente delitos que merecen el juicio político, tal como su renuencia a trabajar con Rusia para aplastar al Estado Islámico, al Frente Nusra y otras pandillas yihadistas auspiciadas por los británicos y los saudíes. ¿Cúantas vidas inocentes se han perdido porque Obama se rehusó a colaborar con Putin y las agencias rusas, que saben como dirigir una operación contraterrorista?

Mientras que esta pelea alcanza una nueva dimensión en Europa, el Presidente de China, Xi Jinping, sigue en su gira por Europa Central y Oriental, completando acuerdos importantes con Serbia, que es una plataforma importante para el Puente Terrestre Euroasiático.

Sobre todo, Lyndon LaRouche exhortó a sus colegas el domingo 19 a seguir muy de cercal as acciones de Putin. Él llevará a cabo acciones de flanqueo, con base a su entendimiento de la situación global en conjunto. Él no confía mucho en los demás, muy particularmente en Obama y los británicos. Actuará de manera sorpresiva que reflejará mejor la realidad del momento de enfrentamiento global en que estamos. Putin es, subrayó LaRouche, el mejor punto de referencia para la acción.