Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Se aproxima un momento de enfrentamiento

21 de junio de 2016

Un avión Stratofortress B-52 de la Fuerza Aérea de EU encabeza una formación de aeronaves que incluye fuerzas polacas, alemanas y suecas sobre el Mar Báltico, el 9 de junio de 2016. Los países de la OTAN realizan una serie de misiones de entrenamiento realista sobre las fronteras de Rusia. (Foto de la Fuerza Aérea de EU).

21 de junio de 2016 — Durante las próximas dos semanas están programadas una serie de encuentros diplomáticos que podrían decidir, en gran medida, si el mundo avanza a salvo hacia un nuevo paradigma de desarrollo —como lo planteó muy claramente el Presidente Vladimir Putin de Rusia durante el Foro Económico Internacional de San Petersburgo que se realizó del 16 al 18 de junio, donde hizo un llamado a favor de un “Plan Gran Eurasia”, y como lo ha planeado el Presidente Xi Jinping de China con su programa de Una Franja Una Ruta— o se va a la guerra de aniquilación, como lo promueve Londres y su peón Obama.

El jueves 23, la Organización de Cooperación de Shangai (OCS) llevará a cabo su reunión cumbre anual en Tashkent, Uzbekistán. En esta cumbre, India y Pakistán serán recibidos como miembros plenos e Irán se le dará una condición superior a la de observador, ahora que se han levantado las sanciones de la ONU después del acuerdo con el grupo P5+1. Desde Tashkent, el Presidente de Ruisa, Vladimir Putin, viajará a China para realizar una visita de Estado oficial al Presidenet Xi. Ya se encuentra en China el viceprimer ministro, Dmitry Rogozin, preparando la visita con el viceprimer ministro chino, Wang Yang. Ya se han trabajado acuerdos sobre cooperación en tecnología especial, sobre la posible participación china de $11,000 millones de dólares en la empresa petrolera estatal de Rusia, Rosneft, y posibles inversiones chinas en la línea férrea de alta velocidad de Moscú a Kazan, la cual eventualmente llegará hasta Pequín.

El mismo jueves 23 se llevará a cabo el largamente esperado referéndum en Gran Bretaña sobre su salida o no de la Unión Europea. El 28 de junio, los jefes de Estado de la Unión Europea decidirán si continúan con las sanciones contra Rusia por la cuestión de Ucrania, por otros seis meses. El ministro de Relaciones Exteriores francés, Laurent Fabius, dejó en claro que se espera que se extiendan las sanciones, pero señaló que Francia forzará un debate para definir un calendario para reducirlas y eliminarlas por completo. En algún momento, quizás antes del 28 de junio, se espera que se reúna el llamado Cuarteto de Normandía (el Presidente Putin de Rusia, la canciller Merkel de Alemania, Hollande de Francia y Poroshenko de Ucrania) para tratar de iniciar el proceso de pacificación Minsk II, que se ha atascado y que es clave para superar la cuestión de las sanciones.

Las provocaciones de guerra contra Rusia provenientes de la OTAN están causando rupturas profundas dentro de las instituciones europeas dominantes. El duro ataque contra la OTAN que lanzó el ministro alemán de Relaciones Exteriores Frank-Walter Steinmeier en el diario Bild am Sonntag este domingo, es claramente un signo de esa división. La presencia en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo del primer ministro de Italia, Matteo Renzi y del presidente de la Comisión Europea, Junckers, es otro signo.

Una evaluación de la reunión de los ministro de Defensa de la OTAN que se realizó en Bruselas la semana pasada, en preparación de la cumbre de la OTAN del 7 y 8 de julio en Varsovia, muestra la demencia que se ha apoderado de la Alianza. Los ministros participantes acordaron añadir el ciberespacio como un dominio militar adicional, además del aire, tierra, mar y espacio. Lo que significa esto en concreto, es que un supuesto ataque cibernético contra un miembro de la OTAN puede causar que se invoque la cláusula de defensa común (Artículo V) de la Carta de la OTAN, lo que podría llevar a un ataque militar de la OTAN contra el presunto país responsable del ciberataque. Esto es el colmo de la locura, y puede ser un nuevo detonante de la Guerra contra Rusia y China, dos países a los que se les ha acusado repetidamente de realizar guerra cibernética contra Estados Unidos y Europa (la semana pasada hubo un hackeo a la base de datos del Partido Demócrata, el cual originalmente estaba “probado” que había sido hecho por Rusia, pero más tarde se demostró que había sido perpetrado por un hacker que no tiene ningún vínculo con Rusia).

Lyndon LaRouche comentó sobre esta serie de eventos diplomáticos, y señaló cuál es la cuestión fundamental: No sabemos todavía qué resultará de estos eventos. Pero si sabemos, no obstante, que Putin tiene su propia estrategia y agenda muy clara, y actuará sobre esa base. Aunque no sabemos específicamente qué va a hacer Putin, sabemos que será un factor decisivo en la situación global.