Rusia y China planean cooperar en los viajes espaciales de larga distancia para "beneficio de la humanidad"

23 de junio de 2016

22 de junio de 2016 — El viceprimer ministro ruso Dmitry Rogozin le dijo el lunes 20 a los reporteros que, además de los acuerdos que van a firmar el próximo sábado los Presidentes Vladimir Putin de Rusia y Xi Jinping de China, para facilitar la compra de China de propulsores RD-180 rusos (los mismos que unos locos en Estados Unidos no quieren que utilice Estados Unidos) y el acceso de Rusia a la electrónica microradial china para uso espacial, China tiene "un profundo interés en las propuestas rusas de "experimentos conjuntos para el desarrollo de nuevos productos farmacéuticos, para la comercialización de este proceso, para crear posibilidades para la protección del sistema músculo-esquelético humano... También podemos unir nuestros esfuerzos en el desarrollo de alimentos liofilizados, en dietas especiales para el restablecimiento del metabolismo humano" agregó Rogozin.

"Lo que se está probando en el espacio, también se aplica totalmente a la Tierra" subrayó. Esto sería "una demostración contundente de que el dinero que se invierte en las exploraciones espaciales tiene un uso importante para la población dado que los resultados de dicha colaboración se podrán utilizar en un sentido clínico; para garantizar la seguridad y salud de la población".

El embajador ruso ante China, Andrey Denisov, se explayó el martes 21 en una entrevista con TASS, sobre el principio superior que gobierna la colaboración espacial entre China y Rusia. Ambos países no solo están discutiendo cómo asegurar "un lote de bienes" entre ellos, sino que buscan "organizar una cooperación mutualmente beneficiosa de largo plazo" en el trabajo espacial que "finalmente beneficiará a la humanidad entera".

TASS cita extensamente a Denisov:

"Nuestro país tiene un potencial sustancial acumulado en la esfera de fabricación de maquinaria. Este es un hecho bien conocido... Yo destacaría la cooperación en las actividades en el espacio exterior como un todo en vez de en la producción específica de un lote de bienes. El punto no es producir un equipo específico sino organizar la cooperación mutuamente beneficiosa de largo plazo de las partes, que objetivamente están cercanas una de otra desde la perspectiva de la compatibilidad técnica y tecnológica,.

"La industria espacial china se creó en gran medida teniendo en consideración nuestros desarrollos técnicos. Aunque desde hace tiempo ya se ha logrado un nivel de desarrollo independiente y en años recientes se han alcanzado logros en la esfera de la cosmonáutica china tanto tripulada como no tripulada, el campo de la cooperación sigue siendo bastante amplio. Esto es, quizá, lo más importante. La producción de motores para cohetes es bastante posible y se está considerando tanto por nosotros como por nuestros socios chinos...

"En perspectiva, es posible la cooperación en el campo del diseño de cohetes pesados y en el establecimiento de interrelaciones en la esfera de las estaciones espaciales y los vuelos de larga distancia.

"Esta es una esfera muy prometedora en cuyo desarrollo están interesados tanto Rusia como China... Esta cooperación es completamente pacífica, de naturaleza civil y al final beneficiará a toda la humanidad más que solo a los Estados participantes".