Cristina Fernández de Kirchner advierte: la ofensiva desesperada 'Mani Pulite' de Macri en su contra, no lo va a salvar a él

27 de junio de 2016

27 de junio de 2016 — En una declaración en fuertes términos que dio el 23 de junio, la ex Presidente de Argentina Cristina de Kirchner identificó lo que es realmente una operación al estilo de la operación italiana 'Mani Pulite' ("Manos limpias") lanzada en su contra por un presidente Mauricio Macri, cada vez más desesperado, quien está empleando todos los métodos fascistas posibles para silenciarla, ante el constante aumento del descontento social debido a sus brutales políticas económicas.

Macri utiliza los "fueros mediáticos y judiciales" que él controla, y está fabricando a una tasa cada vez más acelerada, casos en contra de ella y de antiguos miembros de su gobierno, señaló Fernández. "Armado de causas judiciales de funcionarios del gobierno anterior a diestra y siniestra, que dan de patadas con la Constitución, los Códigos y los más elementales derechos y garantías de cualquier ciudadano. Y si es necesario, cárcel; hasta que declares y hagas lo que ellos quieren". Este es el mismo modus operandi utilizado en Brasil por el juez Sergio "Manos limpias" Moro en contra del gobierno de Dilma Rousseff.

Fernández se refirió a los comentarios recientes del ex ministro de la Defensa Agustín Rossi, ahora miembro del Parlamento del Mercosur (Parlasur), quien señaló que los aliados de Macri han creado una fuerza policial paralela "con apoyo de los servicios de inteligencia para perseguir a dirigentes que hemos sido funcionarios del gobierno anterior".

Agréguese a esto las operaciones en los medios de comunicación y en el poder judicial, agregó, y se tiene una "democracia de nula intensidad" en donde el "perseguir, o denunciar y hostigar o procesar o encarcelar" se usa con el objetivo de "asustar y amedrentar a quienes no se van a callar frente a un plan económico que está haciendo estragos en el tejido social argentino". La ex Presidente plantea que solo mediante dicho aparato antidemocrático de maleantes, se puede entender por qué "el mayor escándalo internacional en materia financiera de los últimos tiempos, el caso Panamá Papers, que ha provocado la renunciar de funcionarios y primeros ministros en el mundo, aquí en Argentina, donde apareció involucrado el Presidente, su familia y muchos de sus funcionarios y dirigentes, haya recibido un tratamiento tan superficial y liviano por parte de la prensa".

Sin embargo, Fernández advirtió que "los fueros mediáticos y judiciales" de Macri en su contra no pueden tapar las "calamidades cotidianas" que enfrentan los ciudadanos argentinos: "Gente sin trabajo y sin alimentos suficientes. Mujeres que vuelven a ser el hilo más delgado de precarización laboral. Estudiantes que deben abandonar sus estudios por razones económicas, científicos cuyos programas son suspendidos o directamente suprimidos; pequeñas y medianas empresas al borde del colapso... Obras públicas paralizadas. Alarmante crecimiento de la inseguridad". No importa lo que haga Macri, subrayó Fernández, "no lo va a poder tapar".