Ministro de la defensa filipino entrante: el combate al terrorismo es más importante que la confrontación con China

30 de junio de 2016

30 de junio de 2016 — El miércoles 29, el día previo a su toma de posesión, el ministro de la Defensa de Filipinas entrante, general (r) Delfín Lorenzana, dijo que aplastar a los militantes islamistas en las Filipinas tendrá prioridad frente a las disputas territoriales en el Mar del Sur de China, y el gasto en equipo militar lo va a mostrar así.

Lorenzana le dijo a la agencia Reuters que los secuestros todavía no resueltos y los decapitaciones recientes de rehenes occidentales por parte de los rebeldes Abu Sayyaf, que le han jurado lealtad al Estado Islámico (EIIS), dañan la reputación del país y el Presidente entrante Rodrigo Duterte estaba molesto porque no se había logrado controlar al grupo. El Estado Islámico empezó a circular un video la semana pasada en donde le hace un llamado a los musulmanes del Sureste Asiático a que vayan al sur de las Filipinas a combatir con Abu Sayyaf, dado que son parte del nuevo "califato".

Lorenzana dijo que las fuerzas armadas invertirán en barcos más veloces y helicópteros que ayuden a eliminar al grupo con sede en la isla del sur, Solo, en vez de distraer fondos en la seguridad marítima relacionada con los reclamos territoriales con China en el Mar del Sur de China. Dijo que el presupuesto de defensa debe orientarse a mejorar la seguridad interna en vez de andar comprando aviones de combate para proteger sus aguas territoriales, dado que las Filipinas no va a ir a la guerra en contra de ningún país. Sin embargo, la soberanía sigue siendo un asunto clave

"No podemos ignorar el Mar Occidental de Filipinas [Mar del Sur de China] porque eso está en nuestro mandato" dijo. "Es tanto un asunto de recursos como de soberanía".

"Nuestro enfoque va a ser el problema de Abu Sayyaf" dijo Lorenzana. "Después estará el apoyo a la policía en su guerra total en contra del crimen organizado y las drogas".

La semana pasada, el presidente electo Rodrigo Dueterte y su equipo económico dieron una visión general de la agenda propuesta de 10 puntos de sus planes económicos en un foro de dos días, en donde destacaron la importancia de las inversiones chinas. Pidió la ayuda de China en la construcción de ferrocarriles, y dijo a los empresarios filipinos que "¿pueden ustedes igualar la oferta de China? Porque si no pueden igualar su oferta, yo voy a aceptar el fondo de comercio de China".

Desde que China introdujo la idea de la Franja y la Ruta, todavía no ha iniciado una colaboración sustancial con las Filipinas. La toma de posesión de Duterte podría ser una oportunidad única para implementar la gran visión de esta nación.