Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Pánico financiero y gritos de guerra por toda Europa. Solo un "cambio por encima de esto" puede redireccionar la historia

6 de julio de 2016

El Secretario de Estado de EU, John Kerry, la Subsecretaria de Estado para Asuntos Europeos y Euroasiáticos Victoria Nuland, sentados con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg y sus homólogos en el cuartel general de la OTAN, el 27 de junio de 2016. [flickr/statephotos]

6 de julio de 2016 — En el discurso que dio el jefe de la OTAN, Jens Stoltenberg, desde Bruselas con motivo del Día de la Independencia de EU este 4 de julio, renovó sus desquiciados gritos de guerra en contra de Rusia, y se jactó de que la OTAN está llevando a cabo la mayor movilización de fuerzas militares desde los tiempos de la Guerra Fría, y todavía agregó que esto no es suficiente. “Ahora tenemos que dar un paso más”, dijo, y agregó que la cumbre de la OTAN en Varsovia este mes servirá para “mejorar aún más nuestra presencia militar en la parte oriental de nuestros aliados”, o sea, en la frontera con Rusia.

El ministro de la Defensa de Polonia, Antoni Macierewicz fue más lejos, y en declaraciones que reprodujo AP, salió con la fantasía de que los nuevos despliegues de la OTAN serán el “fin del miedo” en Europa Oriental. “Solo una demostración de disposición real para la defensa de nuestras fronteras, puede detener eficazmente las intenciones agresivas de Rusia”, dijo. “Rusia tiene que olvidarse de estar amenazando a Polonia, a los países europeos y demás países del mundo”, agregó. Incluso en medio de que la OTAN despliega sus tropas, tanques, aviones militares, barcos de guerra y sistemas de misiles a lo largo de la frontera con Rusia, el desquiciado de Macierewicz acusa a Rusia de que ha habido “un aumento en la intensidad de la agresión rusa en los últimos días”, debido a que Rusia está moviendo fuerzas militares ¡dentro de sus propias fronteras!

Sin embargo en Europa hay cada vez más señales de cordura, para resistir a la política de guerra contra Rusia y China, así como también a la destrucción económica de las economías europeas. El general (ret) Harold Kujat, ex jefe de las fuerzas armadas de Alemania, dijo en entrevista este 5 de julio que él apoya totalmente al ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Frank Steinmeier, quien atacó el “ruido de sables de la OTAN” en contra de Rusia. El primer ministro griego, Alexis Tsipras, está viajando a China para fortalecer aún más las conexiones de la “Ruta de la Seda” entre Europa y China. Incluso hasta el primer ministro de Italia, Matteo Renzi, está resistiendo, y se ha puesto renuente a ceder ante la exigencia de la Unión Europea de que Italia aplique por la fuerza un “rescate interno” a sus bancos en peligro. Se informa que Renzi exige su derecho a recapitalizar los bancos con fondos federales, en vez de cerrarlos o robarle dinero a los depositantes o tenedores de bonos mediante el rescate interno, para pagar a los especuladores con derivados.

Lyndon LaRouche respondió hoy que estos pasos, y otros similares, son correctos y necesarios, pero insuficientes. Ninguno de éstos va a funcionar, dijo, a menos que se produzca un “cambio superior”. Cada esfuerzo individual para parar el pánico financiero que ahora azota a Europa, y pronto a los Estados Unidos, o para parar la campaña bélica del loco asesino de Obama, será inadecuado a menos que ocurra un “cambio superior” hacia un nuevo paradigma. Este cambio tiene que estar basado en la reorganización bancaria tipo Glass-Steagall para clausurar a los “bancos demasiado grandes para quebrar” y restablecer el crédito productivo; la colaboración con el proceso de la Nueva Ruta de la Seda de China y el “Gran Proyecto Euroasiático” de Putin, y, lo más importante, una movilización de nuestra ciudadanía, en especial la juventud, a favor de lo bello, mediante el restablecimiento de la música y cultura clásica.

LaRouche advirtió que la movilización de guerra de la OTAN es una “fanfarronada”, si bien una fanfarronada muy peligrosa. Hoy, el analista ruso Dmitry Yevstafiev, en un artículo en Izvestia se hizo eco de las advertencias de LaRouche. Yevstafiev señaló que los ejercicios masivos de la OTAN en la frontera con Rusia son en realidad una “operación encubierta” para un primer ataque de fuerzas estratégicas. Pensar que Rusia pudiera permitir el tipo de concentración militar sistémica en sus fronteras, dijo, tal y como lo hizo Hitler antes de su Operación Barbarossa para invadir la Unión Soviética, es creer que los dirigentes rusos son unos imbéciles. El hecho es, agregó, que la OTAN ya no tiene la capacidad de respaldar una guerra convencional así, y está cubriendo la falta con propaganda. Pero esto “provoca un aumento en la demanda” de guerra. Al igual que Japón en Pearl Harbor, concluyó, pudiera ser que un Estado débil así atacara primero “esperando ganar una ventaja”.

El prerrequisito necesario para detener este peligro es despertar la chispa creativa de la humanidad en las naciones occidentales, vapuleadas por las guerras perpetuas, la crisis económica y la degeneración cultural y movilizarla hacia un nuevo paradigma que ahora está generando China, Rusia e India, que representan la mayoría de la raza humana y el liderato moral del mundo.