Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Drama Infernale ... y la iniciativa de LaRouche para el Deutsche Bank es la única salida

18 de julio de 2016
Oficinas generales del Deutsche Bank, en Francfort, Alemania. Foto: niksnut CC-SA

18 de julio de 2016 — El mundo enfrenta un Drama Infernale, señala el diario alemán Welt am Sonntag en su artículo principal de la sección económica de su edición dominical. No solo el sistema bancario italiano está a punto de estallar, con 360 mil millones de euros en préstamos incobrables, sino que todo el sistema financiero europeo está en bancarrota también, en donde el Deutsche Bank, cargado de derivados financieros, es el primero de la lista, informó con nerviosismo el diario de gran circulación.

Pero la realidad es todavía peor de lo que sugiere esa alarmada reseña de la crisis bancaria europea. Todo el sistema financiero transatlántico se está desmoronando, indicó Lyndon LaRouche en discusiones con sus asociados este fin de semana. Dennis Speed de LaRouche PAC, resumió así los comentarios de LaRouche en el Diálogo del Proyecto Manhattan del 16 de julio: “El sistema no permite ningún punto de seguridad. No quieran depender de respuestas racionales de algún grupo. Esto está al borde de una crisis global general. Por lo tanto, el comportamiento de las personas obedece a que están en estado de pánico absolutamente; no van a conseguir ninguna respuesta racional en este momento. No traten de depender en nadie, no traten de seleccionar a algún individuo. Se trata de una situación de emergencia, con un problema de emergencia y tenemos que abordarlo desde ese punto de vista”.

Esa acción de emergencia se centra en el llamado de LaRouche para llevar a cabo una operación de rescate de una sola vez para reorganizar al Deutsche Bank, basado en los principios del banquero asesinato Alfred Herrhausen, para iniciar la transformación de la bancarrota del sistema financiero transatlántico y desatar la verdadera productividad humana.

En otra discusión el domingo, LaRouche señaló:

"Tiene que hacer una política afirmativa de productividad hiperactiva. La productividad se tiene que crear, productividad real, no que alguien guarde su dinero o su dinero de apuestas. Y la cuestión es, ¿vamos a crear los elementos de la productividad que se necesitan para liberarnos de lo que nos ha sucedido a manos de quienes han tratado de suprimir e impedir las cosas todo este tiempo? Ahí está el problema. Y por lo tanto, si no se afirma una política basada en esos principios, se van a hallar en la misma situación de desbarajuste otra vez".

"Tenemos que afectar a todas las personas", agregó LaRouche, "porque si no están en concierto en términos de lo que les interesa, entonces lo que hay es anarquía. Y eso regresa todo al cero, o menos que cero. Ese es el problema. Esta es la cuestión. A eso es a lo que hay que responder. Si no se responde a eso, no hay nada, se elimina todo tipo de racionalidad. Y esa es la única manera en que se puede abordar".

En nuestra campaña internacional para instrumentar la iniciativa de LaRouche sobre el Deutsche Bank, Helga Zepp-LaRouche señaló que estamos encontrando niveles inesperados de rabia entre la población en toda Europa en contra del Deutsche Bank y de todos los banqueros, una rabia que no les permite comprender el sentido del llamado que hace LaRouche.

"En Alemania nos encontramos con una ola sin precedentes, realmente inesperada, de odio contra el Deutsche Bank", señaló Zepp-LaRouche. "Industriales conservadores, colaboradores nuestros de hace mucho tiempo, (de quienes uno no se esperaba que dijeran algo como eso), tuvieron una reacción muy violenta y dijeron '¡que se vaya a la quiebra! ¡Que lo cierren! ¿Por qué vamos a gastar otro centavo más para salvar a esos bandidos criminales?' Y yo pienso que es por eso que la gente no está peleando.

"Porque el principio de Herrhausen no consiste simplemente en salvar al Deutsche Bank; se trata de que tienes una pistola en la cabeza y si no aceptan el cambio de paradigma todo mundo se va hundir, todos nos vamos hundir. Pero si quieren sobrevivir, tienen que aceptar este cambio. Y si tuviéramos una campaña internacional, de la cual tenemos una poquita, pero si tuviéramos una verdadera campaña, la presión sería mayor para el gobierno alemán, que es el lugar a donde se tiene que dirigir la presión".

Del mismo modo, Lyndon LaRouche subrayó la importancia de la iniciativa para reorganizar al Deutsche Bank: "Vuelvan a subrayar eso, porque ese es el cuento. Eso es exactamenet lo que se tiene que enfrentar, y es contra eso que se tiene que luchar".