Putin, el súper delincuente cibernético

1 de agosto de 2016

1 de agosto de 2016 — Resulta que no solo las computadoras del Comité Nacional Demócrata (DNC, por sus siglas en inglés) fueron jaqueadas a principio de la semana pasada, sino también las computadoras del Comité Demócrata de Campaña al Congreso (DCCC, por sus siglas en inglés), incluyendo una base de datos de electores que la campaña de Hillary Clinton estaba utilizando, entre otras cosas.

La prensa estadounidense, casi de manera universal, culpa de todas estas operaciones de jaqueo al Presidente ruso Vladimir Putin, sin mostrar ninguna evidencia en absoluto. Posiblemente la reseña más jalada de los pelos fue la del Washington Post del 30 de julio, que publicó un articulo titulado "FBI Probes Suspected Breach of Another Democratic Organization by Russian Hackers" (Investigación del FBI sospecha la violación de otra organización demócrata por los hackers rusos). El cuerpo del articulo dice que los "hackers del gobierno ruso han violado las computadoras" del DCCC, "según personas familiarizadas con el asunto". El artículo luego informa que fueron "los mismos servicios de inteligencia rusos" que jaquearon al DNC; y nos informa que "los rusos están atacando a varias instituciones"; que el FBI está "realizando una investigación más amplia de los hackers rusos que atacan organizaciones políticas"; y que los "hackers que trabajan para el servicio de inteligencia militar, la GRU, fueron detectados en la intrusión a la DCCC". ¿Cuál es la fuente del Washington Post? "Fuentes... [como] un experto en seguridad cibernética que está familiarizado con el asunto".

Lyndon LaRouche caracterizó el modo en que la prensa trato el asunto como una "locura", y comentó que "andan en las nubes".