Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Fracasó el esfuerzo para salvar a los bancos europeos; es Herrhausen o la desintegración

2 de agosto de 2016
La policía se prepara para una manfiestación de protesta fuera del Banco Central Europeo. 31 de mayo de 2013. 2013 [flickr/libertinus] (CC BY-SA 2.0)

2 de agosto de 2016 — La Autoridad Bancaria Europea (ABE) emitió el resultado de la prueba de estrés más reciente que se hizo a los bancos europeos, a las 10:00pm el viernes en la noche, con la esperanza de que podrían calmar el nerviosismo durante el fin de semana, pero el esfuerzo fue un fracaso, ya que el lunes las acciones de los bancos se desplomaron. La escala enorme de la bancarrota de todo el sistema bancario es cada vez más obvio para todo el que lo quiera ver. La prueba de estrés fue de hecho todo un fraude; la ABE abandonó su política anterior de otorgar calificación de pasado o de reprobado, y ni siquiera consideró la astronómica exposición a los derivados especulativos de los bancos más grandes. No obstante, quedó muy claro que difícilmente hay algún banco sano que se mantenga en pié.

El hecho de que un banco (y solo uno) fue rescatado financieramente (el banco italiano Monte dei Paschi di Siena, el banco más antiguo) simplemente demuestra que las reglas del “rescate interno” en Estados Unidos y en Europa, que supuestamente debía haber salvado a los contribuyentes de mayores “rescates financieros” (robando el dinero de los depositantes), como se propone en la Ley Dodd-Frank, fue desde el comienzo un fraude.

La respuesta más histérica fue la que dio Stuart Lewis, gerente de riesgo del Deutsche Bank, a quien le preguntó el diario Frankfurter Allgemeine Zeitung sobre el informe del FMI que dice que el Deutsche Bank es “el banco más peligroso del mundo”. Lewis respondió: “No, de ninguna manera. Fue solo un informe del FMI el que revolvió la situación recientemente. No somos un peligro. Tenemos gran relevancia. El Deutsche Bank está entrelazado con todo el sector financiero. Somos uno de los bancos universales más grandes del mundo. Pero para dejarlo claro: Nuestra casa es estable. El balance financiero esta en buen estado”.

La verdad, es demasiado pedir en el Casino Mundial de hoy.

El único modo de salir de esto es la propuesta de Lyndon y Helga LaRouche (vea “Helga Zepp-LaRouche: Se debe rescatar al Deutsche Bank, ¡en aras de la paz mundial!”https://es.larouchepac.com/es/20160713/helga-zepp-larouche-se-debe-rescatar-al-deutsche-bank-en-aras-de-la-paz-mundial) para recapitalizar al Deutsche Bank al mismo tiempo que se restaura la política bancaria de Alfred Herrhausen, el jefe del Deutsche Bank que fue asesinado semanas después de la caída del Muro de Berlín en 1989, para restaurar sus programas de cooperación con lo que era el bloque soviético y las naciones en desarrollo, para promover el desarrollo global.

Pero los orates de la pandilla de Obama lo que promueven es la guerra con China y Rusia. La Corporación RAND publicó un informe el 28 de julio, financiado por el gobierno y el Ejército de Estados Unidos, titulado “War with China — Thinking the Unthinkable” (Guerra con China: pensar lo impensable) en donde alega que si hubiese una guerra entre Estados Unidos y China, “las pérdidas militares chinas serían significativamente mayores que las pérdidas de Estados Unidos durante una guerra. Sin embargo, la mejora incesante de las capacidades de defensa china pueden elevar las pérdidas estadounidenses, ya que en tanto que se agoten las capacidades de ataque estadounidenses, se reducen las pérdidas chinas”. Aquí el mensaje no escrito es, por lo tanto, mejor atacar ahora que después, porque los chinos seguirán mejorando sus defensas. El informe expresa lo que LaRouche caracteriza como un nivel increíble de “simulación para hacer creer”; el informe dice que Rusia no tendría “influencia significativa en la pelea”, y nos aconseja que no nos quedemos tranquilos, ya que los autores “consideran una guerra nuclear como sumamente improbable”. Se presentan varios escenarios que podrían desatar esa amenaza existencial para la humanidad, todos culpa de la “agresión” de China, o a un “juicio erróneo” de la disposición de Estados Unidos para ir a la guerra por las islas en disputa en el Mar de la China Oriental o en el Mar de la China Meridional.

En Estados Unidos ya se alcanzó el “punto de ebullición”, como lo demuestra la caótica desintegración de los dos partidos políticos tradicionales. En un momento de la historia como este, la gente puede ser llevada a la locura; hacia formas fascistas de racismo e histeria de guerra. Pero es también en tales momentos de la historia como este, que los seres humanos pueden ser capaces de encontrar en sí mismos la cualidad de la mente que define su verdadera naturaleza como seres creativos, para forjar el futuro para beneficio de toda la humanidad.

El poeta Percy Shelley decía de tales momentos como estos: “En tales períodos hay una acumulación del poder para comunicar y recibir conceptos intensos y apasionados respecto al hombre y a la naturaleza”, cuando las personas que lo decidan pueden alcanzar “ese poder que reside en el trono de su propia alma”. Esa es la opción para cada uno de nosotros.