Más advertencias de que Hillary Clinton es la candidata de la guerra y de los cambios de régimen

22 de agosto de 2016

22 de agosto de 2016 — En un artículo publicado el domingo 21 en The National Interest con el encabezado “Hillary Clinton podría fácilmente empujar a EU a un conflicto con Rusia”, el comentarista del Instituto CATO, Ted Galen Carpenter, advierte que “la mayoría de los halcones contra Rusia respalda a Hillary Clinton y las implicaciones de una victoria de Clinton son extremadamente preocupantes”.

Carpenter recuerda que cuando Rusia “se anexó” a Crimea, Clinton comparó al Presidente ruso Vladimir Putin con Adolfo Hitler, una “comparación tan extrema que incluso algunos de sus partidarios usuales disintieron. Sin embargo no existe ninguna duda de que ella tomaría una posición muy dura hacia Moscú”. Señala que sus intenciones son darle más ayuda financiera y militar a Ucrania.

Rusia realmente no tiene las características de una “potencia agresivamente revisionista en el sistema internacional”, destaca Carpenter; pero esto no ha obstado para que los rusófobos vean la anexión de Crimea por parte de Rusia y su apoyo a los separatistas pro rusos en el este de Ucrania “como el presagio de una agresión mucho más amplia, cuando casi no hay ninguna evidencia de que esta sea la agenda”. Una política muchos más sensata, agregó, sería que Estados Unidos abandonara sus actos provocadores en contra de Rusia y aceptara “una esfera de influencia limitada rusa”. Pero los clintonianos y los neoconservadores han optado en vez de esto por una política “inflexible y agresiva”.

Carpenter advierte que dada la probabilidad de una victoria de Clinton en noviembre, es muy probable que las relaciones ruso-estadounidenses empeoren. “Los dos países han estado al borde del precipicio de una segunda guerra fría durante años. El peligro es que ahora se deslizarían hacia ese abismo oscuro, o se hundirían en algo aún peor, un conflicto armado con implicaciones nucleares”.

En un artículo publicado en Counterpunch el 19 de agosto, el columnista Brian Cloughley se hace eco del sentimiento de Carpenter, recordando cómo se regodeó Clinton por el asesinato de Muammar Gadafi y el descenso de Libia en el caos. Si resulta electa, escribe, es probable que se mueva por un cambio de régimen en Siria, condenando a ese país a “una repetición del fiasco en Libia... Tenemos frente a nosotros una mayor turbulencia, caos y catástrofe”. En la misma edición de Counterpunch, Gary Leupp ve a Clinton como la líder de la “Coalición para asesinar a Assad” aunque destaca que la alianza emergente entre Rusia, China, Irán y ahora probablemente Turquía, pudiera volver imposible un cambio de régimen... “A menos por supuesto que ella quiera mostrar qué tan fuerte es e inicie la Tercera Guerra Mundial”.