Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

El comienzo de una semana histórica

6 de septiembre de 2016
Los dirigentes del G20 en 2016. Foto: RIA Novosti.

6 de septiembre de 2015 — El domingo 4 de septiembre, el Presidente de China Xi Jinping puso en marcha la Cumbre de Jefes de Estado del G20 en Hangzhou, China. La ceremonia de inauguración el sábado en la noche, titulada "Hangzhou, un poema viviente" cerró con la presentación emotiva de la Oda a la alegría, que sentó la inspiración de toda la cumbre. El Presidente Xi, en su discurso de apertura el domingo por la mañana, reiteró su llamado del día anterior en el foro empresarial B-20, en el sentido de que hay que revisar todo el sistema financiero global para dar marcha atrás a la actual crisis global, y que el G20 tiene que tomar la iniciativa en hacer los cambios necesarios, basados en las innovaciones y la cooperación entre naciones.

El discurso del Presidente Xi el sábado ante el B-20 tuvo un fuerte eco de los programas desarrollados durante décadas por Lyndon y Helga LaRouche, como el llamado más reciente de Helga a la reunión del G20 para que lleven a cabo plenamente el Puente Terrestre Mundial. El significado de la presentación de la Oda a la alegría, poema de Federico Schiller y música de Ludwig van Beethoven fue un indicio más del compromiso de Xi con los principios del progreso científico y tecnológico y con la cooperación de "yo gano-tú ganas" entre todas las naciones del mundo.

A la reunión del G20 la precedió una reunión informal de los Jefes de Estado de las naciones del BRICS, en donde se hicieron más preparativos para la cumbre del BRICS del 15 y 16 de octubre, auspiciada por el primer ministro de la India, Modi, en Goa. Estos acontecimientos sucedieron inmediatamente después de la conclusión del Foro Económico Oriental en Vladivostok, Rusia, auspiciado por el Presidente Vladimir Putin, en donde se planteó el mismo programa de desarrollo euroasiático y un espíritu de cooperación entre las naciones más desarrolladas del mundo. Los dos invitados de honor en el foro de Vladivostok fueron el primer ministro de Japón, Shinzo Abe y la Presidente de Corea del Sur, Park Geun-hye, ampliando así la alianza para la cooperación.

En marcado contraste, el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aprovechó la ocasión de su reunión bilateral con el Presidente Xi para presionar sobre todas las áreas de conflicto que dividen a Estados Unidos y China, tales como el fallo ilegal de la Corte Permanente de Arbitraje sobre el Mar de China Meridional, los alegatos de que China está ejerciendo el dumping de acero en el mercado mundial y otras fricciones. Obama se apareció en Hangzhou queriendo revivir al muerto —su estafa de la Asociación Transpacífica (TPP)— y provocar conflictos. Obama no pudo ni siquiera resistir la tentación de echarle un balde de agua fría a los esfuerzos de su Secretario de Estado, John Kerry, de finalizar un acuerdo con Rusia para llevar a cabo operaciones militares conjuntas en contra del Estado Islámico y Al-Qaeda.

La cumbre del G20 continuó todo el lunes, y enseguida se inició la reunión económica Cumbre Asia del Este, en Laos del 6 al 9 de septiembre; después se llevará a cabo una reunión de los 10+1, las diez naciones de la ANSEA más China.

Mientras el Presidente Obama se sigue aislando él solito de la creciente mayoría de naciones que están intentando encontrar soluciones al desplome desatado de toda la región trasatlántica y el empuje hacia la guerra proveniente del moribundo sistema imperialista británico, esta semana va a concluir con una nota optimista, con la serie de cuatro presentaciones del Requiem de Mozart en el área de la Ciudad de Nueva York, en conmemoración del 15 aniversario de los ataques del 11 de septiembre del 2001 en contra del Centro Mundial de Comercio y el Pentágono, en donde fueron asesinadas 3,000 personas inocentes. El coro y orquesta del Instituto Schiller va a participar en esos conciertos.

Con la conferencia de prensa del ex senador Bob Graham el miércoles pasado en Washington DC, y con la próxima votación en la Cámara de Representantes de la Ley de Justicia contra los Patrocinadores del Terrorismo (JASTA) cuando el Congreso vuelva a sesiones el 6 de septiembre, el tema de la justicia será dominante esta semana. Como dijo el senador Graham ante los medios la semana pasada en Washington, con la publicación el 15 de julio del capítulo de 28 páginas de la Investigación Conjunta del Congreso sobre el 11-S, se destapó la botella y ahora tiene que salir a la luz toda la verdad sobre el papel de Arabia Saudita en el peor ataque terrorista que haya sucedido en territorio estadounidense en toda su historia. Esto significa que podemos echar abajo todo el aparato anglo-saudí y esto, a su vez, significa que la fuerza motriz que quiere obstruir la concreción del Puente Terrestre Mundial y un nuevo paradigma de relaciones entre las naciones de la Tierra, se puede derrotar de una vez por todas.