Comité asesor de derechos humanos de la ONU: no alimenten a los fondos buitre... van a volver por más

8 de septiembre de 2016

8 de septiembre de 2016 — En un informe recién publicado sobre las operaciones depredadoras de los fondos buitre, una comisión asesora del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (UNHRC) con sede en Ginebra, ataca al Presidente de Argentina Mauricio Macri por hacer un acuerdo lambiscón con los fondos buitre que han acechado a Argentina por más de una década. En abril de este año, Macri le pagó a estos chupasangre $6,500 millones de dólares, ¡cinco veces más que los $1,300 millones que había dicho el juez federal de Nueva York que se les debía pagar!.

El comité Asesor lo preside el ex relator especial de la ONU sobre Derecho a la Alimentación, y ex parlamentario suizo, Jean Ziegler, quien en el pasado ha investigado la actividad criminal de los bancos suizos y ha acusado a los fondos buitre de "hacerle el trabajo sucio" a la oligarquía financiera internacional. El Comité Asesor advirtió que someterse a estos depredadores, como lo hizo Macri, lleva a consecuencias terribles. Según la reseña del diario argentino Página 12, que tuvo acceso exclusivo al informe de el Comité, éste señala que el acuerdo de Macri con los buitres "forzó al gobierno a aumentar la carga de su deuda, que en el largo plazo puede debilitar la capacidad del Estado de hacerle frente a sus obligaciones de proteger los derechos económicos y sociales, y al mismo tiempo, puede exacerbar la inequidad y la inestabilidad financiera".

Es más, señalan que el acuerdo constituye "un verdadero revés al proceso de establecer mecanismos internacionales para reestructurar la deuda externa". En septiembre del 2014, a instancias del Grupo de los 77 más China (G-77+1), Argentina presentó una resolución ante la Asamblea General de la ONU en donde hace un llamado para que se establezca dicho mecanismo, lo cual fue aprobado por 124 países.

Más allá del caso argentino, el informe documenta las consecuencias terribles de países pobres de África e Iberoamérica que no tuvieron la capacidad de combatir a los fondos buitres, y advierte que "no se pueden proteger los intereses privados de los acreedores a costa del interés público en su promoción y protección del crecimiento sustentable e incluyente y un desarrollo sustentable del país". La creación de un mecanismo multilateral "con un mandato para resolver las disputas sobre deudas soberanas de una manera imparcial e independiente", es esencial, establece el informe, ya que esto puede contrarrestar la doctrina de los tribunales estadounidenses de proteger a los buitres, "dándoles más credibilidad e incentivos para que continúen con las mismas prácticas en el futuro" (énfasis nuestro). Este asunto, insiste, tiene que permanecer en la agencia internacional.