Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

El imperio británico se derrumba, mientras que surge el nuevo paradigma

11 de septiembre de 2016
El Sol se pone sobre Londres. Foto: ytulauratambien CC-SA

9 de septiembre de 2016 — El imperio británico, como todos los imperios anteriores, sostenía su capacidad para saquear y matar por todo el mundo a través de sus operaciones de “dividir y conquistar”, con el propósito de enfrentar entre sí a los posibles amigos que se pudieran asociar, utilizando todos los medios geopolíticos para dividirlos tales como las cuestiones religiosas, étnicas, nacionales, o cualquier otra. Esa estrategia de guerra permanente no se puede contrarrestar con éxito una por una. La única vía hacia la paz y el desarrollo es un nuevo paradigma global que le demuestre a todos y cada uno que ser manipulados para caer en los conflictos es el medio seguro para la autodestrucción, mientras que hallar e implementar programas que son del interés común de uno mismo y de “los demás”, y de la especie humana en su conjunto, allana el camino hacia el éxito.

Eso es exactamente lo que está sucediendo ahora, a un ritmo increíblemente rápido, por todo el mundo, mientras que el tiempo mismo se acelera, literalmente. Vladimir Putin y Xi Jinping han intervenido en casi todas las crisis imperiales, con la política de “todos ganan” de los grandes programas de desarrollo de infraestructura para sustituir a las guerras imperiales. Las tres conferencias consecutivas que se llevaron a cabo en Asia durante la última semana —el Foro Económico Oriental en Vladivostok, Rusia, sobre el desarrollo conjunto del Lejano Oriente ruso; la Cumbre del G20 en China; y la Cumbre del ANSEA y el Este de Asia en Laos— han introducido un nuevo paradigma, que tiene como centro el concepto de la creatividad misma, como ha insistido Lyndon LaRouche desde hace tiempo (Xi Jinping ha decidido llamarlo “innovación”), para sustituir al quebrantado y destructivo imperio británico con una comunidad de naciones dedicada a los objetivos comunes de la humanidad.

Hemos visto en las últimas semanas como se ha roto el control imperial sobre Turquía, cuando Turquía se vio amenazada con el caos y la destrucción, y se volvió hacia Rusia, que ahora trabaja con Turquía en la construcción de plantas nucleares, gasoductos, universidades, y por supuesto, avanzando para aplastar el azote terrorista en Siria.

Hemos visto en Asia como un nuevo gobierno en Filipinas ha roto con el control imperial sobre Filipinas, un nuevo gobierno que con valentía identificó el hecho de que la paz y el desarrollo conjunto con China es el único futuro sensato, en vez del saqueo económico de los recursos de la nación y la explotación de la fuerza de trabajo barato que ofrecía Obama, mientras que se utilizaba al país como una base para la confrontación militar con China.

Y ahora vemos que, de manera espectacular, aunque tentativa, se dan los pasos para incorporar a las dos satrapías asesinas más mortales del imperio británico, Arabia Saudita e Israel. Luego de que Putin se reunió con el príncipe Mohammed bin Salman (Ministro de Defensa saudí y segundo Viceprimer Ministro) en China el pasado domingo 4, los dos ministros de energía de esas naciones firmaron un acuerdo histórico para cooperar en el desarrollo petrolero y en el mercadeo, mientras que Rusia le ha ofrecido construir 16 plantas nucleares en el Reino. Asimismo, Xi Jinping les ofreció a los saudíes un lugar central en la Ruta de la Seda; pero hacer la guerra contra sus vecinos como en Yemen, y potencialmente contra Irán, al mismo tiempo que patrocinan el terrorismo por todo el mundo, no puede coexistir con un verdadero programa de desarrollo para el país con ayuda rusa y china.

Por otro lado, la vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova, anunció el miércoles 7 que el primer ministro israelí Bibi Netanyahu y Abu Abbas de Palestina, aceptaron en principio reunirse en Moscú.

"En respuesta a los llamados de los palestinos y de los israelíes, hemos confirmado nuestra disposición para arreglar una reunión en Moscú. Estamos convencidos de que hay una necesidad de reanudar las negociaciones". No se ha fijado fecha aún. Una típica sabelotodo occidental, la profesora Elena McLean, dijo que "la probabilidad de éxito en las pláticas es inexistente", ya que supuestamente "no ha cambiado nada en lo fundamental" entre Israel y los palestinos. Pero el "cambio en lo fundamental", en realidad ha ocurrido en el mundo en general, donde se han roto los mecanismos de control imperial, por lo cual precisamente hay una posibilidad de solución real incluso para esta crisis enconada.

Incluso en Europa y en Estados Unidos, el potencial para un viraje dramático hacia la cordura y la sensatez está a la vista. El Ministro para el Desarrollo de Alemania, Gerd Mueller, atacó el día 7 a las "estructuras capitalistas primitivas creadas por una globalización sin límites ni valores", lo cual ha generado "una situación en la que el 10 por ciento de la población global posee el 90 por ciento de la propiedad, y el 20 por ciento utiliza el 80 por ciento de las mercancías y los recursos. No puede seguir así, que las tijeras se abren más y más. Eso, específicamente, es el fundamento de los conflictos, las tensiones, las guerra, y la causa de que millones de seres humanos se conviertan en refugiados". La política de desarrollo es la política de la paz, subrayó Mueller.

En Estados Unidos, el Congreso se ha vuelto a reunir, en un momento en que hay una oleada a favor de la restauración de la ley Glass-Steagall, para ponerle fin a la destrucción de la economía de casino de Wall Street, y para restaurar la inversión productiva, lo cual ha obligado a los dos partidos contrincantes a que la incluyan en sus plataformas programáticas. Se puede y se debe hacer que las sendas propuestas de ley Glass-Steagall que hay en ambas cámaras se discutan y se aprueben ya.

De manera similar, hoy la Cámara de Representantes aprobó por unanimidad y por aclamación la Ley de Justicia contra los Promotores del Terrorismo (JASTA, por sus siglas en inglés) que permitirá llevar a la justicia a los patrocinadores saudíes y británicos del terrorismo internacional. Un buen prólogo para la serie de eventos que se llevarán a cabo este fin de semana en Manhattan, con la participación del Instituto Schiller.

¿Vetará Obama la ley JASTA o la Glass-Steagall en caso de aprobarse? Tan cierto como que él ha creado una guerra tras otra, que ha matado a innumerables inocentes y ha respaldado al terrorismo para lograr sus metas de "cambio de régimen". Es por eso que Obama tiene que ser botado ya, no después de un demente proceso electoral entre dos meros títeres de Wall Street. No hay tiempo que perder, sino muchos motivos para el optimismo, ahora que el "cambio" se ha vuelto la nueva normalidad.

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

MATERIAL DE APOYO


Obama, aborrecido por amenazar con vetar la ley JASTA y por traicionar a las familias del 11-S

12 de septiembre de 2016 — Obama no solo está aislado en el ámbito internacional, sino también en Estados Unidos, luego de su amenazar con proteger a los patrocinadores del terrorismo saudíes y vetar la Ley de Justicia Contra los Patrocinadores del Terrorismo (JASTA, por sus siglas en inglés) que fue aprobada por la Cámara de Representantes y por el Senado de manera unánime. Toda la prensa de Estados Unidos está replete de encabezados y referencias al hecho de que el Congreso tiene los votos para contrarrestar su veto.

Terry Strada, viuda del 11-S y una de las líderes de las familias del 11-S que han demandado a Arabia Saudita, está haciendo un llamado al Congreso para que se quede en Washington y no permita que Obama aplique a la JASTA un "veto de carpetazo".

"Esto es más importante que irse a hacer campaña" para su reelección, le dijo la señora Strada al diario New York Times. "Pueden irse a hacer campaña después. No van a tener otra oportunidad par aprobarla de nuevo. Esto es la prioridad".

Obama sabe que habría una respuesta política fatal en contra de su veto, porque hay un respaldo nacional abrumador hacia las víctimas del 11-S y hay cada vez más furia en contra de los saudíes por su papel en el apoyo al terrorismo yihadista, incluyendo a Al Qaeda y al EIIS.

Así que la Casa Blanca está desesperadamente tratando de recurrir al "veto de carpetazo", un procedimiento que le permite al Presidente que un proyecto de ley quede muerto automáticamente después de 10 días, si el Congreso levanta las sesiones antes del período de 10 días en que el Presidente debe de promulgar la ley, o vetarla. Ha trascendido que los abogados de la Casa Blanca tratan de alegar que una sesión "pro-forma" (es decir, una sesión que se realiza únicamente para mantener la formalidad del período de sesiones) significa que en realidad el Congreso ha levantado la sesión; con ese argumento pretendería la Casa Blanca alegar "carpetazo" contra la JASTA.

Las familias del 11-S y los congresistas patrocinadores de la JASTA piensan que tienen los votos para anular el veto de Obama, y las reseñas de la prensa reflejan esto: "Obama se enfrenta al primer veto anulado de la Presidencia", según el periódico Politico; "¿Podría el Congreso anular el esperado veto de Obama?", según el encabezado de International Business Times; "La Cámara aprueba unánimemente la ley 11-S; asienta el primer veto anulado de Obama", señala el Daily Caller. Incluso el servicio noticioso Bloomberg que asumió la línea oficial de Obama contra la JASTA, escribió que "Obama en un aprieto diplomático..."

Los saudíes, que hicieron su rabieta contra la JASTA dese el pasado abril, cuando el ministro de Relaciones Exteriores amenazó con rematar los $750 mil millones que se supone tiene el reino en bonos y certificados del tesoro de Estados Unidos, han guardado silencio hasta ahora.



Cámara de Representantes aprobó la ley JASTA por unanimidad; Obama, saudíes guardan silencio

10 de septiembre de 2016 — El viernes 9 de septiembre, dos días antes del 15avo aniversario de los ataques orquestados por la mancuerna británico-saudí el 11 de septiembre de 2001, la Cámara de Representantes aprobó por aclamación unánime el proyecto de Ley de Justicia contra los patrocinadores del terrorismo (JASTA, por sus siglas en inglés), a pesar de la oposición del Presidente Barack Obama y de las amenazas constantes de Arabia Saudita, a cuyos funcionarios han demandado las víctimas del terrorismo del 11-S. El voto se dio luego de una intensa campaña a favor por parte de las familias del 11-S —algunas de las cuales estuvo presente en las galerías de la Cámara durante la discusión— y del ex senador demócrata de Florida, Bob Graham, quien fue presidente de la Indagación Conjunta del Congreso sobre el 11-S, que produjo el informe de 800 páginas en 2002, que contenía las famosas 28 páginas secretas.

En suma, el proyecto de ley JASTA — a menos que sea vetado por Obama, como ha amenazado con hacer— permitirá a los demandantes presentar finalmente sus pruebas en contra de Arabia Saudita, un derecho que hasta ahora les ha sido negado por los tribunales federales en demandas que tienen años, bajo el alegato de la "inmunidad soberana".

En los discursos a veces apasionados que dieron los representantes en la discusión sobre el proyecto de ley, que se limitaron a los 20 minutos reglamentarios para proceder a la votación lo más rápido posible, varios representantes tomaron la palabra para darle su apoyo al proyecto de ley que ya fue aprobado también unánimemente por el Senado desde mayo.

Uno tras otro de los oradores denunciaron la injusticia que había permitido a los patrocinadores de los 19 secuestradores cuyos ataques cobraron las vidas de 3,000 personas en la mañana del 11 de septiembre de 2001, para que "caminen libremente por las calles de capitales extranjeras", en las palabras de la representante demócrata de Nueva York, Carolyn Maloney.

Ningún representante tomó la palabra en contra del proyecto de ley. Sin embargo, ya de antemano toda la prensa dominante de Estados Unidos está dejando de lado la substancia del vigoroso debate que se llevó a cabo; aunque todo mundo tiene su reseña del voto unánime, casi no hay informes sobre los discursos.

El debate lo iniciaron el representante republicano por Virginia, Bob Goodlatte, presidente de la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes, y el representante demócrata de Nueva York John Conyers, quien es el miembro de mayor jerarquía en la Comisión Judicial de la Cámara y miembro fundador de la Junta Negra del Congreso.

El representante Conyers dejó en claro que la Casa Blanca no debe ni se le debe permitir vetar o bloquear esta ley. "Debido al imperativo moral de promulgar la legislación y la seriedad de las inquietudes que despierta", dijo Conyers, seguiría esperanzado de que el Congreso pueda resolver las objeciones de la Casa Blanca y hacer que "el Presidente promulgue la ley".

Dos representantes en particular, el republicano Ted Poe y el demócrata Lloyd Doggett, ambos de Texas, hicieron referencia específica al papel de Arabia Saudita como resultado de lo que se informa en las "28 páginas".

"Vean en todo el mundo... Donde quiera que se ven pruebas de islamismo radical, ese extremismo se puede trazar generalmente a los predicadores de odio desde Arabia Saudita", declaró Doggett. "El reino tiene sangre en sus manos. Es la sangre de las víctimas del 11-S? Posiblemente... Démosle a las familias del 11-S su día en el tribunal. Y concédanle a los saudíes todos los derechos en ese proceso judicial, los cuales ellos le niegan normalmente a sus ciudadanos".

El representante Poe explicó que "nuestro país cambió para siempre" el 11 de septiembre de 2001, y "con base en las 28 páginas que se mantuvieron en secreto por años, puede ser que hayan pruebas de que el país de Arabia Saudita y sus funcionarios hayan tenido alguna participación en la planificación de elementos de ese ataque... Para eso es la sala del tribunal... Eso es algo que debe decidir un tribunal estadounidense... "

La aprobación de la ley JASTA es una victoria merecida después de años de pelea que han emprendido las familias del 11-S, que han estado haciendo campaña en el Congreso sin parar desde que se liberaron las "28 páginas" el 15 de julio pasado, junto con el ex senador Bob Graham y un movimiento de activistas en apoyo de las familias del 11-S, así como el movimiento de LaRouche, cuyo sitio electrónico de LaRouche PAC (www.larouchepac.com) ha filmado y documentado todos los actos importantes que se han realizado en el Capitolio durante los últimos dos años para hacer de la publicación de las 28 páginas una cuestión estratégica en la lucha contra el terrorismo.

La cadena de televisión CSPAN transmitió en vivo el debate y la votación y se puede ver en su portal electrónico: https://www.c-span.org/video/?415030-101/us-house-legislative-business