Empezó la campaña de la "revolución de color" en las Filipinas

16 de septiembre de 2016

16 de septiembre de 2016 — La mujer que preside las investigaciones en el Senado filipino sobre los supuestos asesinatos extrajudiciales en la guerra a las drogas del Presidente Duterte, Leila de Lima, secretaria de Justicia durante el gobierno de Aquino y ex presidenta de la Comisión Filipina sobre Derechos Humanos, presentó hoy un testigo, Edgar Matobato, quien declaró que él fue parte de los 300 miembros del "Escuadrón de la Muerte Davao", que supuestamente estaba manejado por el entonces alcalde de Davao, Rodrigo Duterte. La Investigación informa que Matobato testificó que los escuadrones de la muerte asesinaron a supuestos narcotraficantes y delincuentes en la ciudad sureña de Davao entre 1988 y 2013. Alega que solo en la ciudad de Davao fueron asesinadas más de 1,000 personas.

Leila de Lina lleva años persiguiendo a Duterte, conduciendo una profusa investigación de lo que ella llama actividad delictiva en la campaña de Duterte para combatir el narcotráfico y la delincuencia en la ciudad de Davao, que todo mundo admite fue exitosa. En todas sus investigaciones, de Lima no ha podido nunca presentar nada sólido y no ha podido procesar a nadie. Ahora resulta que Matabato que se volteó en contra de Duterte en el 2013, fue puesto por de Lima en el programa de protección de testigos por lo menos desde el 2014, lo que significa que de Lima ha tenido acceso a todo este testimonio desde hace mucho tiempo y nunca lo había presentado antes, probablemente porque no tenía evidencia y porque muchos calificaron a Matobato de mentiroso.

Mucha gente salió hoy públicamente a denunciar al testigo de mentiroso. El senador Alan Peter Cayetano, quien apoya al Presidente, tuvo un enfrentamiento con el testigo y de Lima en las audiencias, donde puso en tela de juicio la credibilidad de Matobato y lo acusó de ser parte de un complot para derrocar al Presidente. "Yo te pregunto a ti (de Lima), tus motivos y los motivos de tu partido en esta audiencia porque yo estoy poniendo a prueba aquí que él pueda ser un testigo confiable o si todo esto no forma parte del plan B del Partido Liberal para apoderarse de Malacañang [palacio presidencial] y destruirlo (a Duterte)" dijo.

Duterte incluyó a de Lima en su lista de funcionarios con conexiones al narcotráfico, donde resulta que su chofer (así como también su amante) era un traficante de drogas. Duterte anunció el 15 de septiembre que había actualizado su lista de unos 1,000 funcionarios (jueces, policías, militares, alcaldes, etc.) que estaban involucrados en el narcotráfico, y pronto dará a conocer.

Ernesto Abella, un vocero de la Presidencia, dijo que la audiencia fue un refrito de cosas que ya había tratado de Lima en el 2009 y que incluso entonces no pudieron presentar una acusación formal en contra del entonces alcalde Duterte. Señaló que, aparte de los indicios de que éste es un testigo que está cometiendo perjurio, uno se pregunta sobre el momento oportuno del caso, cuando de Lima está a punto de enfrentar una investigación del Senado por su presunta participación en el narcotráfico.