Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Llamado a la Asamblea General de las Naciones Unidas: ¡Un Nuevo Paradigma por las metas comunes de la Humanidad!

17 de septiembre de 2016
Las Naciones Unidas, Ciudad de Nueva York. Foto: John Gillespie CC-SA

por Helga Zepp-LaRouche

Es esencial que la Asamblea General de las Naciones Unidas que se reúne en estos momentos en la Ciudad de Nueva York, aprovechen lo que logró avanzar la Cumbre del G20 bajo el liderato de China. Se ha fijado el rumbo hacia una nueva arquitectura financiera, y la posibilidad de que todas las naciones puedan participar en la construcción de la Nueva Ruta de la Seda en base a una cooperación en que todos ganan, es hoy más grande que nunca, y de que se eleve la productividad de la economía mundial sobre la base de la innovación, en tanto se supere la pobreza y las consecuencias de las guerras. El problema principal, no obstante, es que Occidente continúa aferrado al status quo de un mundo unipolar y del sistema financiero neoliberal, a pesar de que ya hace tiempo que ambos objetivos son inalcanzables. El ascenso de Asia quiere significa que una nación no puedes imponer las normas, sino que se deben encontrar las soluciones a través del diálogo y la negociación. El sistema neoliberal está viviendo los últimos días de una crisis existencial.

El primer gemelo de la globalización, la política del cambio de régimen y las supuestas intervenciones humanitarias, han costado la vida a millones de personas, le acarreó un sufrimiento incalculable a otros millones más, ha destruido regiones enteras, ha creado el terreno fértil para que prolifere el terrorismo, y ha desatado olas gigantescas de refugiados. Tan solo las guerras en contra de Iraq y de Afganistán, de acuerdo al estudio de la profesora Neta Crawford de la Universidad Brown, han costado cinco billones de dólares, ¿y para qué?

El segundo gemelo de la globalización, el sistema de máxima ganancia para los bancos que son supuestamente "demasiados grandes para dejarlos que quiebren", ha creado una brecha intolerable entre los ricos y los pobres. Y si ciertos bancos tienen que pagar la suma total de sus multas por sus métodos delictivos, entonces se deben declarar en bancarrota porque su capital propio es insuficiente. De ahí que tengamos la amenaza de una nueva desintegración financiera, con consecuencias mucho más catastróficas que las del colapso de Lehman Brothers en el 2008, ahora que al banco central se le agotaron los instrumentos y ya no son eficaces.

En ese contexto, dos informes que fueron emitidos en Gran Bretaña, ofrecen una oportunidad extraordinaria para reevaluar y corregir la política actual. Luego del Informe Chilcot, el cual culpa a Tony Blair por la guerra ilegal contra Iraq que se apoyó en puras mentiras, una comisión del Parlamento británico ha formulado cargos no menos duros en contra del primer ministro David Cameron por la guerra contra Libia, la cual se llevó a cabo sobre la base de "suposiciones erróneas" y provocó "el derrumbe político y económico del país, una guerra tribal y entre las milicias, una crisis humanitaria y de emigrantes, una violación generalizada de los derechos humanos, la dispersión de las armas del régimen de Gaddafi por toda la región y el crecimiento del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) en el Norte de África".

Sobre el papel de Estados Unidos, el informe sostiene que "Estados Unidos fue decisivo para ampliar los términos de la Resolución 1973 más allá de la imposición de una zona de exclusión aérea, para incluir la autorización de que se tomasen tolas las medidas que decidieran para supuestamente proteger a los civiles. En la práctica, esto llevó a que se impusiera una zona de exclusión de todo tipo de tránsito y se asumió la autoridad para atacar a toda la red de mando y comunicaciones del gobierno libio".

La misma reevaluación general de la política actual debería incluir, por supuesto, las implicaciones de las 28 páginas del informe de la Comisión Conjunta del Congreso, que investigó las circunstancias en que ocurrieron los ataques del 11 de septiembre de 2001, así como también la ley JASTA, la cual exige que se lleve a cabo una investigación completamente nueva.

A la luz de los espantosos sufrimientos que ha causado esta política fracasada: los millones de muertos y heridos; los niños y soldados traumatizados (incluso en las naciones que han emprendido esas guerras); la destrucción de ciudades, villas, infraestructura y riqueza cultural irremplazable; no es solo apropiado, sino que es una obligación moral para los países que tomaron parte en estas guerras en las diferentes "coaliciones de los dispuestos", que examinen el proceso político en sus parlamentos y que participen plenamente en la reconstrucción de las regiones que han sido devastadas. Esto no va a volver a la vida a los muertos, pero el reconocimiento de la culpa y un genuino cambio en la política hacia el desarrollo le daría a las personas que hoy viven allí una esperanza de futuro.

El status quo no se puede sostener. Como resultado de estos dos gemelos de la globalización, ha habido una enorme pérdida de confianza entre la población del mundo transatlántico. Populistas de derecha y partidos de extrema derecha están ganado cada vez más espacio; las condiciones que existían en la década de los 1930 amenazan con reaparecer en una nueva forma; la Unión Europea se desmorona; y la crisis de refugiados no se va a solucionar asegurando las fronteras externas de la UE, sino que la transferirá a otro sitio y la sacará de los encabezados de prensa. La economía de Estados Unidos se está derrumbando, en tanto la sociedad hoy más que nunca se encuentra desgarrada y abrumada por la violencia. Este proceso conducirá, ya sea a una escalada de confrontación con Rusia y China, y a la extinción de la humanidad en una guerra global, o a que los líderes de Occidente tengan la integridad moral para corregir sus errores del pasado.

La Solución

Para retomar la propuesta positiva con la que inicia este llamado, a partir de la cumbre del G20 se ha fijado un rumbo para salir de esta crisis de la civilización. China no solo presentó un nuevo nivel de cooperación no sustentado en la geopolítica, sino en el interés mutuo de todos; también prometió industrializar a África y a otros países de pocos recursos, un enfoque que podría solucionar la crisis de los refugiados y eliminar el ambiente de terrorismo. Claramente la extensión de la Nueva Ruta de la Seda hacia el Medio Oriente y África, ocasionará las tasa de crecimiento necesarias de alrededor de 7 a 10%.

Y ahora así de repente, el Club de Roma salió al paso con un nuevo informe, bajo el título cínico de "Uno por ciento es demasiado" (en su versión al alemán), lo cual conduciría como consecuencia a la reducción de la población, un programa fascista por el cual ya es infame el Club de roma. La ONU señaló recientemente que África necesita un ritmo de crecimiento de cuando menos 7 a 8%. Cuando uno de los autores del informe del Club de roma, el noruego Jorgen Randers, salió con la absurda declaración de que "mi hija es el animal más peligros del mundo", porque ella consume 30 veces más energía que una niña de un país en desarrollo, sirve para mostrar cual es la imagen del hombre en la cual funda el Club de Roma sus argumentos, es decir, una imagen bestial.

El hombre, en contraste con todas las demás creaturas, es capaz de utilizar su potencial creativo para descubrir constantemente nuevos discernimientos sobre las leyes del universo; es lo que se llama progreso científico. El proceso sin límites de perfección de la mente humana tiene una correspondencia en las leyes del universo físico, el cual desarrolla densidades de flujos de energía cada vez cada vez mayores. No estamos en un sistema cerrado en la Tierra, como pretenden el Club de Roma y organizaciones similares; más bien, nuestro planeta es parte integral del sistema solar, de la galaxia y del universo, sobre el cual las investigaciones sobre el espacio descubren cada vez más. Estas investigaciones producen muchas ventajas para la misma Tierra, y es por eso tan maravilloso que China haya anunciado en la cumbre del G20 que compartiría con los países en desarrollo los resultados de la investigación más avanzada de sus proyectos de exploración lunar y espacial.

La humanidad ha llegado a una encrucijada. Si seguimos caminando por los caminos trillados de una política de "más de lo mismo", el mundo amenaza con venirse abajo. Si de lo contrario, podemos acordar las metas comunes de la humanidad, un orden económico y financiero que sirva al bienestar de toda la humanidad, y que haga posible una vida decorosa para todas las personas de esta Tierra; asegurar las materias primas y la energía mediante tecnologías superiores como la fusión termonuclear; la exploración del espacio y la salvaguarda de nuestro planeta, y un renacimiento de las culturas clásicas; entonces podremos abrirle el paso a una nueva era mejor en la historia de nuestra especie.

La Asamblea General de las Naciones Unidas es el lugar idóneo, para establecer y celebrar el nuevo paradigma de nuestra humanidad única, basado en eso que es primero que todas las diferencias entre las naciones.

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

MATERIAL DE APOYO


Mientras que la Asamblea General de la ONU se reúne en Nueva York, Obama vive su "momento de Hitler"

19 de septiembre de 2016 — Al momento en que lean este informe el lunes 19, varias docenas de organizadores y activistas del Comité de Acción Política de LaRouche estarán desde la mañana desplegados en las calles del centro de Manhattan en las cercanías de las Naciones Unidas, para encabezar una campaña para provocar un cambio monumental en la situación estratégica global, para poner fin al sistema mortal del imperio británico de una vez por todas.

La resonante bancarrota de ese sistema hace necesario y posible ese cambio. Como lo planteó Lyndon LaRouche en una conversación con sus asociados este domingo 28:

"Se tiene que reconocer que lo que tenemos es una economía nominal en colapso en Estados Unidos ahora, como en muchas otras naciones de Europa. Hay cosas que se tienen que tomar en consideración. Pero se tienen que definir, y dejar en claro, de manera que se corrijan eficazmente. En otras palabras, cuando se encuentra algo como eso, se tiene que señalar el error de haber creado esa programa. Y se tiene que hacer que se imponga".

El miembro del Comité Político de LaRouche PAC, Michael Steger, resumió el proceso organizativo en el Diálogo con el Proyecto Manhattan de este sábado 17:

"Yo diría, en base a la plática con Lyn y Helga esta mañana, que los próximos seis días presentan un punto muy crítico en la escalada de nuestros esfuerzos para ganar esta Guerra: para tumbar este imperio británico, para tumbar este sistema económico fascista, para tumbar esta visión bestial del hombre, y para tumbar a Obama. Lo que sucede es que hay veces en que tienes una confluencia de intervenciones, una confluencia de acontecimientos que coinciden".

Mientras que los líderes del mundo llegan a la Ciudad de Nueva York para la Asamblea General de la ONU esta semana, llegaran en medio del alboroto en torno a estas realidades, tale como el hecho de que Obama de nuevo acercó al mundo al borde mismo de una guerra entre Estados Unidos y Rusia, mediante su bombardeo al Ejército Sirio que combate al Estado Islámico. La llegada de los representantes de todo el mundo será más receptiva que de costumbre a la necesidad de un cambio radical, y les darán la bienvenida los organizadores de LaRouchePAC con un tiraje de 10,000 ejemplares de la última edición del periódico The Hamiltonian, que contiene el "Llamado a la Asamblea General de las Naciones Unidas: Un nuevo paradigma por los objetivos comunes de la humanidad", que emitió Helga Zepp-LaRouche. Se encontrarán también las pancartas y mantas de LaRouche PAC, que dicen cosas como:

* "LaRouche: Cameron está fuera; haz que siga Obama"

* "AGNU, a construir el Puente Terrestre Mundial de LaRouche"

* "Obama apoya al ISIS en Siria"

* "El legado de Obama: 5 guerras y 60 millones de refugiados"

* "Duterte está correcto: Obama es un hijo de P***"

* "Cameron, llévate al cerdo contigo" (con un dibujo de Cameron saliendo y cargando a un cerdo con la cara de Obama); y

* "EUA se tiene que unir a la lucha de Putin contra el terrorismo".

Durante la próxima semana, en el frente interno de Estados Unidos, se tendrá que aumentar la presión sobre el Congreso para que se mantenga en sesiones a fin de garantizar que se promulgue la ley JASTA y que el veto que promete Obama sea abolido; y para que apruebe la ley Glass-Steagall como primer paso para asegurar que Estados Unidos se una al proyecto de recuperación global del Puente Terrestre Mundial, sin Barack Obama en la Presidencia.