Según experta, la Reserva Federal plantea al Congreso que abrogue la ley Gramm-Leach-Bliley

17 de septiembre de 2016

17 de septiembre de 2016 — En su columna en American Banker del 14 de septiembre, la profesora de la Universidad Cornell, Saule Omarova, escribió que las recomendaciones de la Reserva Federal al Congreso dadas a conocer el 8 de septiembre equivalen a derogar la Ley Gramm-Leach-Bliley de 1999. El artículo de la profesora Omarova se titula "La Fed se convierte en la última promotora de una reforma estilo Glass-Steagall". Omarova concluye en su columna que "la Reserva Federal le lanzó un desafío al Congreso, y Wall Street está obligado a responder. Es fundamental que quienes apoyan la idea de hacer la banca más segura y manejable, en ambos bandos del espectro político, unan fuerzas en apoyo de la valiente maniobra de la Reserva Federal". Omarova se había referido al comienzo de su artículo al hecho de que ambas plataformas electorales de los dos partidos piden la Glass-Steagall.

Esa acción bien pudo haber sido resultado en gran parte de los seminarios sobre los bancos "demasiado grandes para quebrar" que ralizó este año el Banco de la Reserva Federal de Minneapolis, según indicaciones que recibió la EIR.

"Las regulaciones bancarias de EU", escribe Omarova, "se han basado tradicionalmente en el principio fundamental de mantener la banca separada de todas y cada una de los negocios comerciales no bancarios. Las limitaciones estrictas en la actividad están diseñadas no solo para proteger a los bancos que cuentan con garantías públicas de riesgos innecesarios, sino también para garantizar que los bancos destinen el crédito a las compañías comerciales de una forma justa y eficiente.

"Sin embargo, con la aprobación de la Gramm-Leach-Bliley, la separación legal tradicional entre la banca subvencionada por el Estado y el comercio en general se volvió mucho más confuso y difícil de vigilar. La ley de 1999 autoriza la formación de grandes conglomerados bancarios con poderes amplios no solo para comercializar y negocia con valores y otros riesgosos instrumentos financieros sino también invertir en compañías puramente comercializadoras", y por lo tanto, explica, estaba incluida su capacidad de poseer operaciones con bienes básicos, desde petróleo [Morgan Stanley], hasta aluminio [Goldman Sachs] y electricidad [JP Morgan Chase] y manipular sus precios con resultados destructivos.

Ahora, en un informe bajo la Sección 620 de la Dodd-Frank y que ha esperado seis años, la Reserva Federal recomienda que el Congreso le de marcha a tras a esto. "Aunque evitan cuidadosamente hacer una referencia a la Glass-Steagall" destaca Omarova, la Reserva recomienda derogar "la misma Ley Gramm-Leach-Bliley que precisamente le puso fin formalmente a la era de la Glass-Steagall en 1999".

La Reserva "no puede garantizar que no vaya a suceder algo malo bajo su mando a menos que se desautoricen estas actividades bancarias v tal y como estaban desautorizadas antes de 1999".