Los aliados estratégicos de Bolivia son China y Rusia, no Obama

19 de septiembre de 2016

19 de septiembre de 2016 — El Presidente boliviano Evo Morales ha alineado su gobierno de manera enérgica y entusiasta con los dos principales miembros del BRICS, Rusia y China, no solo para garantizar la continuidad en el desarrollo económico de su nación sino para situarla cabalmente dentro de la dinámica de un Nuevo Paradigma. Lo único que tiene el gobierno de Obama para ofrecerle a Bolivia es su desestabilización.

Morales seleccionó la agencia nuclear estatal de Rusia, Rosatom, como su socia en la construcción del Centro de Investigaciones y Desarrollo Nuclear que, cuando se haya completado en el 2019, será el instituto más grande de este tipo en América del Sur. Su tecnología de punta incluirá instalaciones para medicina nuclear, irradiación de alimentos, un reactor nuclear de investigación y laboratorios de investigación y entrenamiento.

Ronald Berdeja, el jefe del Instituto Boliviano de Tecnología Nuclear (IBTEN) le dijo a la agencia rusa Sputnik que hasta el 12 de septiembre, IBTEN había estado celebrando reuniones intensivas con funcionarios de Rosatom en La Paz, para informarle a los expertos rusos "sobre las capacidades de Bolivia y sobre qué pasos deben tomarse" a fin de completar el proyecto.

Bolivia busca también la cooperación con la compañía gasífera Gazprom de Rusia, cuyo Presidente Alexey Miller llegó a Incahuasi, en la provincia de Santa Cruz el 16 de septiembre para firmar un contrato de exploración y explotación con el Presidente Morales y ejecutivos de la compañía Total de Francia y la compañía petrolera estatal YPFB. Incahuasi es el sitio de un enorme depósito gasífero que se espera produzca por lo menos 7 millones de metros cúbicos de gas diariamente en la primera fase de producción, y se duplique esa cifra en la segunda fase. Esto se sumará a los 60 millones que ya produce Bolivia. Según Miller, Gazprom está trabajando con Bolivia para garantizar el desarrollo de las reservas gasíferas del país hasta el año 2040, y aportando también entrenamiento científico y tecnológico. "Estamos seguros", dijo, "que nuestra colaboración permitirá que el sector de hidrocarburos alcance sus niveles de desarrollo más elevados y se garantice un mayor desarrollo económico para Bolivia".

El 15 de septiembre en Santa Cruz, en presencia del Presidente Morales, la Compañía Nacional de Electricidad firmó un contrato por mil millones de dólares con un consorcio chino para construir un proyecto hidroeléctrico de 600 MV, que financiará el Eximbank de China. Los dos miembros principales del consorcio son la Compañía Internacional Hidráulica y Eléctrica de China y la Corporación Tres Gargantas.