RT entrevista a representante de la EIR sobre los ataques de EUA contra el ejército sirio

20 de septiembre de 2016

19 de septiembre de 2016 – La cadena de TV internacional rusa RT entrevistó a Bill Jones, director de la oficina de EIR en Washington DC, en un programa en vivo el 17 de septiembre, al respecto del alboroto de ese día en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Samantha Power, embajadora de Obama ante las Naciones Unidas, se negó a hablar del incidente en el que temprano ese día aviones de Estados Unidos bombardearon las posiciones del ejército sirio y asesinaron a más de 60 soldados, creando una situación en la que el Estado Islámico (EIIS ) pudo avanzar significativamente. Vitaly Churkin, embajador ruso ante las Naciones Unidas, convocó una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU, para discutir el hecho, como algo que podría interrumpir el acuerdo al que se llegó Rusia con Estados Unidos para lograr un cese al fuego. Power, asumiendo la actitud de una adolescente petulante, se puso a despotricar en contra de Rusia por haber convocado al CSNU a una reunión tarde en la noche sobre el ataque contra Siria luego de que ellos han cometido supuestamente tantas "violaciones".

"Power está socavando por completo todo lo que había logrado el secretario de Estados de Estados Unidos, John Kerry, en sus conversaciones con el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Lavrov, y deberían despedirla de inmediato", afirmó Jones. Al preguntarle si el bombardeo fue intencional o fue un accidente, Jones respondió: "Sí se hizo con la bendición de la Casa Blanca, entonces sería una razón para enjuiciar políticamente al Presidente. Después de todo, el EIIS, es un enemigo declarado de Estados Unidos y nos acaban de recordar qué fue lo que sucedió el 11 de septiembre del 2001. En ese caso, el Presidente ayudó y se hizo cómplice del enemigo. Estas con causas para un juicio político".

Si ese no fuera el caso, y fue una metida de pata, continuó diciendo Jones, "una disculpa solamente, no es suficiente. Alguien tiene que hacerse responsable. Hay cabezas que deben rodar. Y una de esas cabezas deberías ser la del Secretario de Defensa, Ash Carter, que ha hecho todo lo posible para debilitar la cooperación con Rusia en contra de un enemigo común".