La película de Stone sobre Snowden exhibe a Obama mucho más; ataca el estado policíaco en Estados Unidos

23 de septiembre de 2016

23 de septiembre de 2016 — La película titulada Snowden, dirigida y producida por Oliver Stone, está teniendo un impacto profundo en la población, forzando a los espectadores a asumir el hecho de que han vivido en un estado policíaco desde que Bush y Cheney lanzaron el proyecto de vigilancia de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) sobre cada uno de los ciudadanos de Estados Unidos estadounidenses (y sobre casi todos los ciudadanos del mundo) luego de los ataques terroristas británico-saudíes del 11 de septiembre del 2001 contra Estados Unidos. Y como demuestra de manera enfática la película, Obama, a pesar de sus promesas bombásticas para acabar con el sistema, al contrario, lo amplió mucho más. De hecho, Snowden se sublevó en contra de lo que a él le pareció que era un proceso criminal, pero se mantuvo en el sistema cuando Obama, en su campaña electoral del 2008, prometió acabarlo.

AFP informa que Stone, en unas declaraciones que dio el 22 de septiembre en el Festival de cine de San Sebastián, en el norte de España, donde presentó su película, dijo de Obama: "Las políticas de Obama son varias veces peores que las del gobierno de Bush. [El] ha creado... el mayor estado global de vigilancia de seguridad que jamás se haya visto, muchísimo peor que lo que era la Stasi alemana, mucho peor... Cuidémonos de los fascistas y de los tiranos que nos dicen 'Nosotros los vamos a proteger'. Yo no quiero eso".

Stone dijo que muchas personas en Estados Unidos están muy desilusionados con un Presidente que veían antes como "un hombre de gran integridad".

Se ha observado que el numeroso público que han visto la película sale de allí en estado taciturno, claramente reflexionando no solo sobre el drama histórico, sino acerca de lo que dice la película sobre ellos mismos por tolerar esa enormidad de crímenes bajo los gobiernos de Bush y de Obama.