El miércoles votará el Senado sobre el veto de Obama a la ley JASTA; se trata de los patriotas estadounidenses contra los $sicofantes saudíes

27 de septiembre de 2016

27 de septiembre de 2016 — El Senado de Estados Unidos votará sobre la anulación del veto de Obama a la ley JASTA el miércoles 28 en la mañana, luego de debatir por dos horas, según informó el periódico The Hill ayer. Obama necesita 34 votos en el Senado para sostener su veto a la ley JASTA. Si la anulación al veto se aprueba en el Senado, la ley JASTA pasa a la Cámara de Representantes para su voto el mismo miércoles por la tarde o si no, el jueves por la mañana.

Las familias del 11-S y sus simpatizantes, el Comité de Acción Política de LaRouche, y otros, se han movilizado intensamente para anular el veto.

Cinco representantes republicanos publicaron una declaración que han circulado entre sus colegas para refutar las "tácticas intimidatorias" de Obama y los promotores de los saudíes, que alegan que si se aprueba esta ley se abre la posibilidad de que ciudadanos estadounidenses enfrenten demandas en el extranjero. En su carta denuncian la táctica desesperada que está utilizando algunos partidarios de los saudíes, como el presidente de la Comisión de Servicios Armados de la Cámara, Mac Thornberry (republicano de Texas) y el demócrata de mayor jerarquía en esa comisión, el representante demócrata de Washington, Adam Smith, quienes también han circulado una carta entre sus colegas. Thornberry y Smith alegan falazmente que "otros países podrían responder adoptando medidas similares, lo cual amenazaría al personal estadounidense con una serie de demandas civiles y penales, y también sujeta a los miembros estadounidenses en servicio militar a correr el riesgo de enfrentar juicios en el extranjero y procesos de investigación judicial, e incluso correr el riesgo de tener que reveler información delicada y atestiguar bajo juramento".

La ley JASTA no permite tales acciones contra individuos. La ley JASTA señala que un Estado extranjero está sujeto a un litigio en Estados Unidos por cualquier acto de terrorismo internacional en Estados Unidos, o por un acto errado de cualquier funcionario de gobierno "cuando actúa dentro de la esfera de su despacho". Si un gobierno promulgase leyes nuevas para permitir reclamos contra el personal estadounidense en el extranjero, "no sería una ley recíproca, sino que sería un acto abierto e injustificable de agresión, y se esperaría que Estados Unidos respondiera dejando en claro las consecuencias económicas, diplomáticas, sociales y militares de una agresión tal, como lo haría en cualquier otro caso", como explican los promotores de la ley JASTA en su carta.